jueves, 22 de diciembre de 2011

Feliz Navidad

Podría hablar del portátil desde el que escribo esta entrada, mi nuevo portátil viejo; nuevo porque lo compré el otro día (ese difuso periodo de tiempo comprendido entre ayer y hace cinco años) y viejo porque lo compré de segunda mano (cada vez soy más fan de la segunda mano, y encima ahora está de moda entre los urbanitas alemanes). Un portátil en el que para escribir ß, ü, ö, ä sólo necesito pulsar una tecla, pero para escribir ñ ¿ ¡ tengo que pulsar 7 teclas (para cada carácter). Pero no, no voy a hablar de eso.

Podría hablar de que ya estoy de vacaciones, que ayer fue el último día de clase (con examen a la última hora), y después de eso tuvimos un claustro de dos horas para no llegar a ninguna conclusión, y después del claustro fue la cena de navidad, donde me lo pasé muy bien, pero acabé harto de hablar alemán, con la cabeza embotada y agotadísimo. Pero acabó mucho antes que la del año pasado. Ayer me fui a las 20:30, y ya quedaban muy pocos, el año pasado me fui a las 23:30 y fui de los primeros en irme. Pero tampoco voy a hablar de eso.

Podría contaros que esta mañana me he levantado a las siete de la mañana para ir al Gottesdienst (¡¡¡¡¡¡¡ni que fuera mi abuela!!!!!) porque tocaban todos mis alumnos. Aunque más que misa, eso ha sido un concierto. Para empezar las únicas palabras de la pastora (no pastora de cabras, sino pastora como sinónimo de sacerdotisa) han sido al final para decirnos "Feliz Navidad, id con Dios" (nunca mejor dicho), lo único que hemos hecho ha sido ver cantar a casi todo el colegio y una coreografía que yo no sabía ya si estaba en una iglesia o en un concierto de los 40 principales (vale, no ha sido tanto como esto, pero casi). Pero no, tampoco voy a contaros eso.

Podría deciros que el martes por fin nevó en condiciones y cuajó; pero fue sólo para que yo no pudiera decir que me voy a casa en Navidad sin haber visto nevar este año, porque por la tarde subieron un poco las temperaturas y llovió, con lo que al día siguiente ya no quedaba nada. Pero tampoco voy a hablaros de esto.

Podría comentaros mi opinión sobre los nuevos ministros, pero creo que no es de recibo hacerlo sin haberles dado tiempo para actuar. Así que tampoco voy a hablaros de eso. Podría comentaros que me ha tocado un buen pellizco en el Gordo, pero como no he comprado ningún décimo pues es evidente que no me ha tocado ni siquiera a devolver.

Así que ya sé de qué voy a hablaros hoy. Hoy voy a hablaros de mañana. Mañana cojo un tren sobre las diez de la mañana, en ese tren (en otro tren diferente en realidad) llegaré a Frankfurt, de allí a Madrid, estoy en Madrid un rato (más largo o más corto, depende de lo que se retrase el avión de Lufthansa), y de allí me cojo un bus a casita. Pero no creáis que voy a estar ocioso todas las navidades, que me llevo un buena lista de cosas por hacer:

- Corregir 51 exámenes.
- Preparar 5 exámenes más para la vuelta.
- Renovarme el DNI.
- Rascarme la barriga cada día por lo menos diez minutos con cada mano (incluyendo los festivos).
- Irme de fiesta con los amigos.
- Comidas varias con amigos y familia.
- Jugar con mis sobrinos.
- Reírme con conversaciones absurdas todo lo que no me puedo reír aquí (mirad que intento enseñarles, pero aquí no son muy dados a tener conversaciones absurdas).
- Subir al norte para no perder la costumbre de viajar (ya sabéis que con "norte" me refiero a todo lo que hay más allá del paralelo 39).
- No engordar (más de cinco kilos).
- Comerme una zapatilla mañana en Madrid (lo que no va ayudar mucho al punto anterior).
- No preocuparme por ver qué voy a comer cada día.
- Cocinar sólo cuando me pidan ayudan (o cuando necesiten mi ayuda aunque no me la pidan).
- Ir al cine.

¿Creéis que seré capaz de hacer todo esto?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que no va aser posible :(
engordar no mas de 5 kilos es muy complicado. Lo demás seguro que lo consigues.
Un abrazo desde el Brenz!

afra dijo...

Ufff, eso yo también lo veo complicado, y más con los días que me espera por delante.
23: Tour relámpago por Madrid incluyendo cañas y zapatilla.
24: Cena de Nochebuena en casa de mi abuela (todo el mundo cómo ponen de comer las abuelas).
25: Día de Navidad en el campo (con todo lo que una comida campestre incluye)
26: Comida de Navidad con los amigos.
27 ó 28 (supongo): Comida con el núcleo familiar (entre 10 y 14, ya veremos).
31: Cena de Nochevieja.
6: Migas (o sin migas) de Reyes.

Y entre medias: lo que surja.

No voy a volver volando, sino rodando ;)

Un abrazo de vuelta para el Brenz!!

afra dijo...

* todo el mundo sabe cómo ponen de comer las abuelas

mortiziia dijo...

Yo creo que lo consigues todo menos corregir los exámenes y/o preparar los nuevos exámenes. Eso lo harás en el avión/tren/coche/carreta y burro de vuelta, o cuando llegues a tu casa y te digas... achduscheiße!