viernes, 31 de diciembre de 2010

Buen tropiezo

O como dirían los alemanes "Gute Rutsch!" (¡Hay que ver! Ellos siempre tan eficientes y empiezan el año tropezándose).

Pues al contrario que otros años, hoy no voy a escribir de lo absurdo que es dividir el tiempo y de lo absurdo que es que hoy y no cualquier otro día suponga un cambio. No, no voy a hablar de eso (¡Vaya, creo que ya he hablado! bueno, pues aquí lo dejo y empiezo una entrada "típica" de Nochevieja/Año nuevo).

Se acaba el año. Un año extraño, un año más como otro cualquiera y a la vez un año diferente (como todos los demás). Empezó sin mucha ilusión, con las oposiciones, celebrando con amigos y con planes que al final no se cumplieron (creo que casi siempre lo mejor es lo que ocurre sin planearse) y de repente a mitad del año me dijeron que volvía a Alemania.

Y ahora empieza otro año. Un año en el que como siempre no tengo propósitos de año nuevo. No fumo, así que no puedo dejarlo; sé que no voy a hacer deporte, así que ni me lo planteo; e idiomas ya hablo (más me vale, vivo de eso), así que por ahí tampoco puedo hacer nada.

Simplemente, desearos que tengáis un buen año y que no se cumplan todos vuestros deseos, porque si se cumplen ¿qué voy a desearos el año que viene?; pero que sí se cumplan algunos, porque si os tiráis por un puente ¿qué voy a desearos el año que viene?

Ale, sed felices... o pereced en el intento.

martes, 28 de diciembre de 2010

Voy a casarme

Se supone que con mi (escaso) historial iba a ser el último de toda la pandilla, pero es que he conocido a alguien de repente. Ha sido un flechazo y apenas necesitasmos cruzar ni una palabra para saber que queremos comprtir nuestra vida para simpre. Es el Yin de mi Yan. De hecho con esto de que voy a ser tito de nuevo ya mismo, nos han entrado ganas a los dos y queremos tener hijos propios (aunque tampoco queremos precipitarnos, quiza vamos a esperar un par de meses).

Como esto de la boda ha sido un poco repentino no os puedo invitar a todos, así que de luna de miel hemos pensado en visitar a todos nuestros amigos que no viven en Córdoba y hacer pequeñas celebraciones con cada uno. Evidentemente para estar juntos tengo que dejar mi trabajo en Alemania, así que una de las paradas obligatorias es Baden-Württenberg (os vistaremos en la Fortbildung de enero, así que no faltéis).

¡¡Soy tan feliz!! Os quiero

Si vieráis su foto lo comprenderíais todo y os alegraríais por mi, aquí está su foto.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Vacaciones

De verdad que no quería actualizar el blog. Que sólo quería tumbarme a la bartola y leer y ver la tele e ir al cine. Que quería llegar a enero agobiado por no haber corregido exámenes ni preparado clases. Que quería difrutar de mi resfriado y que me cuidaran y me hicieran mimitos. Pero es que en casa de los padres, el tiempo pasa mmmmmmmmmmuuuuuuuuyyyyyyyy lento en vacaciones.

El caso es que esta mañana he ido a la biblioteca y me he quitado de enmedio casi todos los exámenes de la clase once (me faltan sólo algunas redacciones), así que supongo que entre mañana y pasado me quitaré el resto.

A mis amigos les he visto lo justito porque la mayoría trabajan, además estos días hemos estado todos con la familia, que para eso son estas fechas ¿no? Esta tarde nos juntamos de nuevo (el viernes apenas cuenta porque no me acuerdo de mucho) a ver qué tal todo.

Y ¿qué hice ayer? Pues nada, comer con la familia y después ir a ver la película más bonita del mundo... pero no me refiero a "Mamma Mia" que también la ví ayer (y que evidentemente no es "la película más bonita del mundo") sino que me refiero a otra, de la que os dejo aquí un par de fotogramas.

Sed felices

domingo, 26 de diciembre de 2010

Feliz Navidad con retraso

Cierto hecho ocurrido la tarde de Nochebuena (que no es bueno mezclar, vamos) así como diversas fiestas familiares me han impedido estar operativo al 100 % hasta hora mismo. Así que desde aquí (epecialmente para aquellos a los que todavía no se lo he dicho) os digo:

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!


Y ya el año que viene os pongo la foto de verdad con Ángela y el bicho que llegará en primavera.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Tweeter trending topic

#skype

Con la huelga de los controladores (bueno, no con la huelga, sino a la vez) me hice una cuenta de tweeter, y ese día el trending topic (o "tema del momento" en un español que huele demasiado a traducción simultanea) a nivel mundial fue #controladores (lo de la almohadilla significa que esa plabra es el "tema candente"). Ahora mismo se está creando otro trending topic ¿y cómo lo sé? Porque yo he contribuido a crearlo. Pero mejor nos remontamos al princpio de la historia.

Como ya sabéis, mañana vuelvo a casa por navidad así que hoy quería hablar con mis padres, con Skype, como siempre y tras estar inténtadolo veinte minutos hemos visto que no funcionaba, así que me he decidido a buscar en tweeter si sólo me pasaba a mí. Pues bien, cada cinco segundos hay 40 entradas nuevas con #skype en todo el mundo. De hecho mientras escribo estas lineas me estoy enterando (gracias a tweeter) de que el servicio se está reestableciando poco a poco en algunos lugares del mundo (como Bulgaria o Suecia), pero que en otros mucho sitios (como Alemania, y eso no lo sé gracias a tweeter, sino a mí mismo) todavía sigue sin funcionar.

Razones para la caida: seguramente que se ha intentado conectar demasiada gente a la vez. De hecho los problemas empezaron sobre media tarde (en Europa), cuando Estados Unidos y Canadá empiezan a despertarse, Europa está a pleno rendimiento y Asia todavía está activa (¿está Asia inactiva en algún momento del día?). Y mañana vuela mucha gente a casa (que no soy yo el único con complejo de turrón El Almendro), así que todos quieren llamar para ultimar detalles. Pero claro, esa es mi humilde opinión ¿quréis mñas opiniones? Pues nada, haceros una cuenta de tweeter y escribid #skype... o esperad a que mañana digan algo los periódicos, pero os recomiendo que busquéis un asiento cómodo, porque seguramente mañana la noticia será que ha tocado el Gordo (cuando la noticia real sería que NO ha tocado), que sigue haciendo frío (el bombazo sería que hiciera calor) y que Antoñito ha vuelto a España (que no pudiera vovler no sería una noticia, sería una tragedia).

Iba a escribir una entrada sobre mi vuelta a casa y a felicitaros las navidades, pero al final me ha salido una entrada sobre tweeter y la interconexión mundial. Los caminos de blogspot son inexcrutables.

En resumen, de todo esto ¿con qué hay que quedarse? Que como mañana no pueda vovler a casa voy a sufrir y mucho.

EDITO: En esta entrada he repetido hasta la saciedad la palabra "tweeter" (incluso está en el título). El nombre es twitter (con i y dos t, no con dos e y una t). Los mensajes que se escriben en twitter se llaman "tweets", supongo que me habré equivocado por eso, espero que no sea porque tenga una tara mental desconocida (aparte de las ya conocidas...).

lunes, 20 de diciembre de 2010

Nürnberg

Pues aquí estoy, soportando como puedo (sin dormir mucho) los últimos días antes de volver. Y ¿cómo lo hago? pues como mejor se me da, yéndome de excursión, visitando Mercados de Navidad y viendo a amigos que veo sólo de higos a brevas.

Pues sí, ayer estuvimos en Núremberg, en el mercado de Navidad y allí que fuimos Paula, María y Sonia (con dos amigos suyos de Barcelona) desde Baden Württemberg y ¡¡Laura y Antonien desde Jena!! ¡Qué alegría volver a vernos! (y este viernes otra vez alrededor de una botella de anís preparando la Nochebuena). El Mercado estuvo genial (aparte de por el frío), pero lo mejor, el momento "Glühwein cordobés"... porque, señoras, señores, señoritas y demás lectores intergalácticos, atención: Córdoba tiene caseta propia en el mercado de Navidad más importante de Alemania (que es algo así como decir el mercado de Navidad más importante del mundo). Por cierto, el Glühwein cordobés es Glühwein del normal de toda la vida, pero con un chorrito de anís.

Y en otro orden de cosas, una de mis clases ha hecho hoy el segundo examen del año y mañana lo hace otra; así que me puedo ir olvidando de eso de rascarme la barriga y tirarme hasta las mil en la cama durante las vacaciones, que a la vuelta otras dos clases hacen exámenes y diez días después son las evaluaciones.

Y ¿qué más, qué más? Pues, nada, que de todas las veces que he estado fuera (que han sido unas cuantas) ésta es la que más ganas tengo de disfrazarme de turrón el Almendro y volver a casa por Navidad. Y ya me quedan sólo tres días (si una conjunción planetaria no impide que los aviones y los trenes funcionen como Dios manda) para olvidarme durante un par de semanas de la bufanda más grande que yo, de los guantes que no me caben en los bolsillos, de levantarme a las seis de la madrugada, de tener que ir andando como un pato mareado por culpa de la nieve, y de todas esas cosas que "adoro" de este país.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Con amigos y dos Glühweine...

... la vida se ve de otra manera.

Ayer estuve de cursillo en Esslingen y me lo pasé de lujo, no sólo por la formación (que estuvo muy bien) sino también por la compañía (que estuvo mejor todavía que el cursillo). Pero todavía seguía con dolor de España (¡gran Unamuno!).

Esta mañana cuando me levanté ví que todo estaba blanquito y me acordé de los pueblos blancos de Andalucía y me dije "Oye, pues también existen los pueblos blancos de Baden-Württemberg". Ahora, cuando llegué a Öhringen y tuve que ir haciendo malabarismos para no pegarme la leche del siglo (sobre todo cuando llegué a las escaleras que bajan de la calle al instituto y no estaban ni limpiadas ni con sal) me dije "Ahora Alemania también me duele y echo de menos Córdoba, menos mal que vuelvo dentro de una semana".

Estando allí me llamó Aitor, que tiene visita y querían ver Schwäbisch Hall, así que esta tarde hemos quedado en mi pueblo ciudad-pequeña-con-encanto para enseñárselo y, por supuesto, hemos ido al Weihnachtsmarkt (para despedirme, ya sabéis) y luego de bares a un bar (como veis son las ocho y ya estoy de vuelta... soy todo un alemán).

El caso es que ahora mismo no me duele España, ni Alemania, ni la barriga (porque llevo dos semanas con ardores, pero eso ahora me la pela) ni nada. Cuando pienso en el cole no pienso en que los alumnos hoy han hecho la rata con la excusa de que con la nieve no podían llegar, sino que pienso en que me una profe me ha regalado una botella de Glühwein por vigilarle cuarenta minutos de un examen (de tres horas) el otro día. Y las ganas de volver a Córdoba ya son ganas, no ansiedad.

Así que mi consejo: salid, iros de cañas/vinos/Glühweine/fantas/aguas minerales o lo que más os guste, disfrutad de la vida, y si tenéis mucho trabajo... que le den por saco; el fin de semana está para desconectar.

PD: Ya era hora de un entrada que no fuera ni negativa ni muy filosófica ¿no? Vamos una entrada hamburguesa entre tanto churrasco.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Érase una vez...

...un país (no voy a decir cual) que se preocupaba por la educación de sus ciudadanos más jóvenes.

Pero un día empezó a preocuparse de otros asuntos más serios, tales como construir muchos edificios en la playa y campos de golf y pádel o regarle a cada niño de 11 años un portátil.

Y entonces llegó la crisis.

Y ese país siguió preocupándose de cosas serias en vez de preocuparse de tonterías como la enseñanza/educación (o tonterías como ser un país productivo, pero de eso mejor hablamos otro día). Porque la enseñanza (como todo el mundo sabe) en realidad no sirve para nada. ¿De qué me sirve aprender inglés si nunca voy a ir a Inglaterra? ¿De qué me sirve aprender matemáticas si no voy a hacer una carrera de ciencias (o simplemente no voy a ir a la universidad)? ¿Para qué voy a aprender biología si no voy a ser médico?¿De qué me sirve aprender geografía si siempre puedo mirar en un mapa de carreteras (o en Google Maps que es más moderno)? ¿Para qué me sirve aprender historia si yo nunca juego al Trivial? ¿Para qué aprender filosofía si...? si nada, así, a secas ¿para qué aprender filosofía?

Así que la educación pasó a un segundo (o tercer, o cuarto, o...) plano. Pero, para que el analfabetismo no se notara demasiado, pues las autoridades competentes empezaron a regalar títulos (por ejemplo, Título de Graduado en Secundaria); así las estadísticas no se salían de madre y la gente estaba tranquilita y calladita.

Y entonces llegó el informe PISA, con el que se puede estar más de acuerdo o menos de acuerdo y que tiene muchos fallos y carencias; pero que ha venido a decirnos (a repetirnos tres años después) que la enseñanza en España ese-país-del-cuento-cuyo-nombre-no-voy-a-decir va de culo.

Y entonces llegaron los atletas y empezaron a doparse y la gente dejó de hablar del informe PISA. Porque, claro, como todo el mundo sabe, que los atletas se dopen es muchísismo más importe que el hecho de que partes de ese país del cuento como Ceuta y Melilla (¡vaya por Dios! creo que ya sabéis de qué país hablo) hayan salido peor paradas que Rumanía.

Y, por supuesto, no hay que olvidarse que ese país del cuento estaba en crisis. Así que por una vez los gobernantes de ese país decidieron mirar a los sabios clásicos y recordar una máxima de Hipócrates: "Los remedios extremos son apropiados para males extremos". Así que una región de ese país decidió tomar medidas extremas como ésta (pero no demasiado extremas como anular sus gastos de representación o reducir el número de políticos, eso nunca). Y lamentablemente el resto de las regiones le seguirán (fijaos que en esta parte del cuento no uso el pretérito indefinido, sino el futuro imperfecto).

Pero aún queda una pequeña esperanza. Los gobernantes de esa región de ese país del cuento que he contado se creían muy listos y pensaban que nadie antes había citado a Hipócrates; pero mucha gente antes lo había hecho. Uno de ellos fue Guy Fawkes en su "confesión" (tras ser torturado). Y ¿quién es este tipo? Pues alguien que intentó volar el Parlamento de Londres porque (en resumen) estaba MUY descontento con sus gobernantes.

Quizás vivo en el País de la Piruleta y creo que ese cuento no se ha terminado aún. Quizás creo que la única alternativa a la ineptitud de Zapatero no es la ineptitud de Rajoy. Quizás tengo demasiada imaginación y creo que "alles wird besser" (..."aber nicht wird gut"1 me dice el pesimista que vive en mi interior y al que dejo salir a la luz de vez en cuando). Quizás haya por ahí un Guy Fawkes que, esta vez sí, tendrá éxito en su empeño por cambiar el presente y el futuro. O quizás (aunque esto ya hay que ser MUY, PERO QUE MUY pardillo para creérselo) los políticos de ese país que un día empezó a preocuparse por cosas serias como campos de golf y portátiles para niños, esos políticos dejaron de preocuparse de cosas serias que les dieran muchos votos y empezaron a preocuparse de cosas IMPORTANTES (que no daban votos, pero que sí eran necesarias) tales como la educación de los más jóvenes. (Y ¡ojo! preocupación no siempre significa gasto de dinero... pero una inversión siempre ayuda).

1: "Alles wird besser... aber nicht wird gut" Todo se pondrá mejor... pero no se pondrá bien. Evidentemente, es alemán.

martes, 14 de diciembre de 2010

Wilsbach (Castilla)

Apenas una semana me separa de Córdoba, de las vacaciones, de la familia, de los amigos que tengo allí, del solecito, de las comidas en familia (sí, una cosa es la familia y otra cosa son las comidas familiares) y del tumbarme a la bartola entre otras cosas.

Pero antes hay que dejarlo todo atado y bien atado; así que hoy he ido a Wilsbach a visitar a uno de mis alumnos de BEJ que están de prácticas. Pues bien, cuando he llegado al pueblo (porque eso sí que es un pueblo, de los que el tren sólo se detiene si lo solicitas) me he pelado de frío y no había nadie por las calles y de repente me he acordado de cuando vivía en Logroño (por si no lo sabíais viví una temporada en Logroño) y me he dicho "Alemania se parece demasiado a Castilla... pero a Castilla la Vieja" (no, no Castilla y León, Castilla la Vieja), la de toda la vida, la de clima frío y gente encerrada en sí misma (que a unos ojos inexpertos pueden parecer ariscos, pero no lo son). Pues bien, cuando he llegado a la empresa donde está el chico haciendo las prácticas me han dicho que el responsable, con el que tenía que hablar y con el concerté una cita hace ya una semana, pues que ese señor no estaba, que había salido y entonces he recordado la sabiduría popular: en todas partes cuecen habas. Los alemanes pueden ser tan informales como cualquiera (pero claro, lo llevan con menos gracia que nosotros y entonces cuando lo son pues se nota más).

Y en otro órden de cosas. Como Conquista se ganó el premio al topónimo de la semana, me he puesto a investigar un poco y resulta que tiene una entrada en la Wikipedia en español "¡Pues vaya mérito!" pensaréis, "Todos los municipios de España están en la Wikipedia" pensaréis. Sí, ya, pero es que además está en otros 13 idiomas... ¿A que eso ya tiene más mérito? Y uno de esos idiomas es el Winaray, también conocido como idioma samareño, la lengua que hablan tres millones de personas en la isla de Samar en Filipinas. De los Pedroches a las Filipinas ¿Qué? ¿Cómo se os ha quedao el cuerpo?
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
SPOILER: Lo de la entrada en Winaray en realidad tiene menos mérito de lo que parece. Todos los municipos de España tienen su entrada en la Wikipedia en Winaray. Pero ¿a qué os ha hecho ilusión cuando lo habéis leído? Además no todos los municipios tienen su entrada en árabe y Conquista sí que la tiene.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Raíces

El otro día leí en la Sinécdoque que uno no es de donde nace, sino de donde pace; y me hizo gracia, mira tú por donde.

Hoy he estado con Mercedes, Mar y su madre en el mercado de navidad de Bad Wimpfen (hay fotos, ya las colgaré) y además han estado una amiga de ellas de Burgos y el marido (alemán). Y por supuesto que nos hemos puesto a despotricar de los alemanes (oye, que para algo somos españoles y tenemos sangre caliente... en vez de la horchata fría que tienen los teutones). Porque como bien nos explicaron el otro día los alemanes y sajones en general son Sachorientiert (lo importante es "la cosa") y los españoles y mediterráneos y latinos en general somos Personnenorientiert (lo importante es "la persona"). ¿por qué será que cuando dos o más no alemnes que viven en Alemania se juntan, al final siempre acabamos poniendo verdes a los alemanes?

Y esto ¿qué tiene que ver con las raíces y con que uno sea de donde pace? Pues anda, que volviendo en el tren Mar me preguntaba que yo por qué me había venido. En su caso ella se vino por amor (se vino detrás de un maromo) y Mercedes por estudios (hizo filología alemana y se quedó); pero yo en principio no tengo nada que ver con Alemania y mis raíces están bien lejos, pero... ¿qué son las raíces?

Mis abuelos paternos vivían en el campo (y allí nacieron mi padre y mis tías), luego emigraron al pueblo (Conquista, donde de pura casualidad se conocieron mis padres) y finalmente emigraron a la ciudad (donde nacimos nosotros).
Mi madre salió ella solita de su pueblo (Montilla, un pueblo relativamente grande) con algo más de veintipoquitos años y estuvo trabajando de aldea en aldea y de pueblo en pueblo, de casualidad un curso la mandaron a Conquista, donde conoció a mi padre. Y al final acabaron en Córdoba.
¿Dónde estaban sus raíces? ¿En el campo? ¿En Conquista? ¿En Montilla? ¿En Córdoba?
Y las mías ¿Dónde están? ¿En Córdoba? ¿En Berlín? (quienes me conocieráis antes y después de Berlín entenderéis el por qué de esta opción) ¿Aquí y ahora? ¿Qué son las raíces?

Sí, ya sé de donde vengo, pero si el eterno retorno es sólo una teoría, ¿mis orígenes son también mi futuro?

viernes, 10 de diciembre de 2010

No todo iban a a ser ventajas

El otro día escribía sobre cuánto me gusta enseñar (y que parece ser que después de un tira y afloja conmigo mismo que duraba ya cinco años, ya me he decidido a tomar ese camino). Pero claro, los profesores hacemos más cositas aparte de enseñar (incluso cosas no relacionadas con el trabajo, como irnos de cañas o a visitar mercados de navidad), una de esas cosas (y que odio con toda mi alma, mi espíritu y mi corazón) es corregir. Nos pasamos el día corrigiendo tareas, tests, ejercicios, exámenes, redacciones, exposiciones... ¡Hasta corregimos los libros de texto!

Y yo me pregunto ¿de qué sirve corregir? Si total, los alumnos se van a pasar la corrección por el forro de los pantalones ¿Para qué nos inventamos superclases que integren la gramática y el vocabulario pero de una forma comunicativa y que trabajen las cuatro destrezas, si al final los alumnos acaban pidiendo que les hagas un test de vocabulario? Y ¿para qué lo piden? Si al final tampoco se lo estudian; da igual que se lo preguntes de forma comunicativa o como más les gusta a ellos: palabras en alemán, para que ellos las pongan en español (o viceversa, que es más fácil todavía). Es que ni así estudian, mira que era fácil y que tenía poco contenido: números de 1 a 100, la hora y la fecha (meses, días de la semana y cuatro de agosto de 2010); pues ni así oye. Y eso por no hablar del examen del grupo de inglés, que esos sí que tienen telita.

Y yo reflexiono: si el test se les ha dado así de "bien", en el examen de enero (que es comunicativo e incluye todas las destrezas menos hablar) ¡que Dios les pille confesados!

PD: Para quien le interese, acaba de abrirse el plazo para solicitar ser profesor visitante en EEUU y Canadá (acaba el 27 de diciembre) y para ser Auxiliar de Conversación (el plazo acaba el 3 de enero). Más información en: http://www.educacion.es/educacion/actividad-internacional/convocatorias-trabajo-formacion/para-espanoles.html

domingo, 5 de diciembre de 2010

Esslingen (5)

¡¡Españoles, no se os puede dejar solos!!

La que habéis líado en los aeropuertos... y la que liaron ayer los alemanes en la estación de Stuttgart (¿la nieve se solidarizó con los controladores? no sé, no creo... pero ayer algunos teníamos esa sensación).

Bueno, pues eso. Que ayer ya fue la última formación oficial de los nueve jinetes del apocalipsis (a partir de ahora nos juntaremos sólo cuando a nosotros nos dé la real gana... la próxima vez el fin de semana que viene). La formación no estuvo mal, el mercado de navidad de después estuvo mejor, (con cuatro de nosotros montados en una noria de madera para niños), y además me he hecho un twitter (ahora me toca controlarlo). Y a la vuelta al hotel, tras risas y caídas en el hielo: ¡¡¡PAF!!! (así suena la realidad cuando de una bofetada rompe la burbuja en la que vives) el espacio aéreo español cerrado.

Hay quienes lo han descrito como "sueños rotos, ilusiones deshechas...", en mi opinión tampoco hay que pasarse (¿será porque yo no tengo puente?... eso nunca lo sabremos). Y sí, tengo gente muy cercana a quienes les han jodido y mucho, y no sólo el puente, sino algo más como cruzar el Atlántico y casi toda Norteamérica para llegar a Davis (California) y quedarse allí hasta Navidad, o venirse a Alemania, no a pasar el puente, sino todo el invierno (aunque este último caso todavía está por ver).

Esta huelga de los controladores me lleva a una comparación con las dos últimas huelgas sonadas que ha habido en España y a una reflexión así más en general (que se empezó a fraguar con las dos huelgas). Las dos últimas huelgas son, por supuesto, la general de septiembre (que ya me llevó a una reflexión) y la de Metro de Madrid de julio, que no me pilló allí por los pelos.

La general de septiembre ¿sirvió para algo?... NO, NO SIRVIÓ PARA NADA (aparte de para disminuir aún más la credibilidad de los sindicatos verticales). De hecho creo que ni siquiera hizo ruido (más del que institucionalmente está obligada a hacer una huelga "general"). Lo que nos lleva a unas reflexiones (que contaré luego).
La de Metro de Madrid, ¿sirvió para algo? Sinceramente, no sé si consiguieron su propósito (aunque tampoco sé exactamente cuál era), pero sí sirvió para un par de cosas: para ser el colectivo más odiado durante unos días, y para demostrarnos que los trabajadores somos capaces de paralizar un país sin necesidad de quemar contenedores ni guillotinar a nadie (aunque me sé de unos cuantos a los que si le aplicamos el invento, yo personalmente no lloraría).

Reflexión número uno: Por ahí (no recuerdo exactamente dónde, por eso no lo cito) leí que las huelgas como se plantean hoy día (un huelga de una mañana, planeada con tres meses de antelación, con unos servicios mínimos que dependiendo del sector pueden llegar a ser demás del 50 % y en la que no se paralice nada, ni se deje de producir nada... aunque de la productividad de España como país mejor hablamos otro día) ya no sirven. No son útiles, nadie les hace caso (y menos quienes les tienen que hacer, que no son los telediarios ni los currantes). Quizá en julio en Madrid y hoy en los aeropuertos estamos asistiendo a un nuevo modelo de protesta. Un modelo que es realmente útil.

Reflexión número dos: "Trabajan sólo 18 horas a la semana", "Ojalá yo tuviera también dos meses de vacaciones", "Eso puede hacerlo cualquiera", "Explicar cuatro tonterías no cansa", etc. son cosas que uno se acostumbra a oír cuando hablan de nosotros los docentes (y si además somos profesores de la pública a eso hay que añadirle las críticas absurdas contra los funcionarios, y más ahora que nos han quitado MUFACE). Pero la realidad es bien distinta y lo sabéis. Por eso ya que estamos acostumbrados a que la gente se piense que vivimos como reyes y que estamos todo el día tocándonos el mondongo, os pido que no cometáis el mismo error; y que ya que oímos a unos y a otros criticar y odiar a quienes les dicen los medios que tienen que criticar y odiar, al menos escuchad lo que tienen que decir... y ya luego oídas todas las partes odiad a quien queráis, pero con conocimiento de causa.

Reflexión número tres (dirigida a los docentes, el resto dejad de leer que si no mi plan secreto se va al garete): Nos imponen un currículum que hace alumnos cada vez más incultos e indisciplinados; las diferentes consejerías de educación nos pasan por encima y REGALAN títulos a alumnos que no se lo merecen; ahora en Andalucía han impuesto el nuevo ROC; y un larguísimo etcétera. ¿No pensáis que va siendo hora de seguir el ejemplo de los controladores?

PD: Después de darle a "publicar entrada" he vuelto a reflexionar. Quizá esta entrada esté condicionada por el hecho de que la huelga de controladores no me afecte directamente... porque come el 23 de diciembre la RENFE se declare en huelga ¡¡¡¡¡LE PRENDO FUEGO A ATOCHA!!!!! (así que mucho ojito ¿eh?)

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Semana raruna

El lunes pasado tuve Fortbildung (formación de profesores) y al día siguiente la visita del señor Stiefel a la clase de español a primera hora de la mañana. Mañana se empieza a cerrar el bucle: mañana tengo de nuevo visita del Señor Stiefel, pero esta vez a clase de inglés (y a última hora de la tarde) y el viernes y sábado tengo otra Fortbildung.

Y la verdad, aunque sólo sea miércoles y esté alegre porque mi grupo de BEJ (uno de los PCPI a los que doy inglés) están de prácticas y no tienen clase hasta después de Navidad, en verdad ésta está siendo una semana raruna, sin ganas de nada, y eso que está nevando como nunca y que ya ha (y he) empezado al temporada de Weihnachtsmarkt. Empezando por el lunes que no comí hasta las seis de la tarde (y estuve flojísimo desde mediodía hasta por al tarde) y siguiendo por hoy, que las dos clases me han salido lentííííííísimas. Claro, que seguramente los niños estaban pensando más en los condones que se han repartido hoy (y sobre todo en cuando y con quien usarlos) que en el superlativo o el futuro en español y por eso no se centraba nadie. Lo de los condones ha sido porque (os recuerdo que) hoy es el Día Mundial del SIDA.

Y ahora tengo aquí delante las hojas de trabajo que he preparado para la visita de mañana y me da una pereza terminar de perfilar la clase que no os hacéis una idea. Voy a seguir el consejo de Turzi y a releer la entrada que escribí hace una semana, a ver si así me motivo un poco.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Schnee!!!!

Ni Corredera, ni solecito, ni tapita a las tres de la tarde. Pero a veces soportar temperaturas bajo cero tiene su recompensa.

¡¡¡¡¡¡YA HA EMPEZADO A NEVAR!!!!!!

Los campos están blancos, y los copos de nieve suben y bajan y alegran la vista. Los niños (y los no tan niños) juegan (o más bien jugamos) con la nieve y después ya llegarán sus madres (o nuestros directores) a decirles que se van a resfriar.

Y otra cosa que empieza hoy son los ¡¡¡MERCADOS DE NAVIDAD!!! Pero hoy no voy a ir, porque estoy muerto. De hecho, Karina me ha invitado a su casa, pero le voy a decir que no, porque estoy que me caigo de sueño (y sí, son sólo las seis de la tarde, pero es de noche desde el miércoles). Pero ya iré, ya iré... y echaré fotos!!!!


EDITO: Ya están aquí algunas fotos de la nieve.

martes, 23 de noviembre de 2010

Soy profesor

Tengo que empezar diciendo que tenía bastante miedito a la visita el señor Stiefel (mi jefe de estudios) a la clase de hoy (es lo que tiene ser un inseguro patológico); por eso, me la preparé, la repreparé, la pulí y la perfeccioné (sobre el papel) durante tres días antes de que tuviera lugar esta mañana. Hoy he llegado al instituo 45 minutos antes de lo normal para hacer fotocopias, ver que el proyector funcionara, colgar los mapas que he usado durante la clase y asegurarme de que los alumnos que no habían leído el texto, lo leyeran antes de que empezara la clase.

Durante el tiempo que el señor Stiefel ha estado en clase, he tenido la boca seca y por dentro era un flan... por dentro. Por fuera era el profesor más seguro del mundo. Cuando he preguntado qué idioma se habla en el País Vasco y una alumna ha buscado en el cuaderno, ha levantado la mano muy segura y ha dicho "riojanos" con una cara triunfalista pensando "acabo de ganarme un sobresaliente", ni se me ha descompuesto la cara, ni me he bloqueado (ése era mi mayor temor), simplemente la he sacado de su error. He hablado todo el rato en español (¡y no os hacéis una idea de lo que me ha costado!) y los he llevado a donde yo quería, marcando los tiempos (bueno, más o menos; al final me han sobrado cinco minutos, pero los he sabido aprovechar).

Resultado final: notable (provisionalmente, a la espera de la visita a una clase de inglés).

Y esto ¿a qué viene?

Cuando se les pregunta a los niños chicos: ¿tú qué quieres ser de mayor?, hay respuestas muy variadas: bombero, policía, astronauta, ingeniero de caminos (en serio, mi prima decía eso con siete años), técnico de seguridad de la central nuclear de Springfield (¿quién no querría ser Homer Simpson durante un día?), científico loco, bombero, millonario, Hartz IV (ah, no, espera, que eso es sólo en Alemania)... incluso algunos en un momento de enajenación mental transitoria dicen "profesor". En mi caso la enajenación mental no era transitoria. Hasta los 21 años tuve bastante claro que quería enseñar (es lo que tiene pertencer a una saga de docentes que ríete tú de la familia Flores y el flamenco); cuando me fuí a vivir a Berlín dejé de tenerlo claro; pero luego me fuí a Estados Unidos a enseñar y a Alemania, a enseñar también, y ví que, por vocación o por cansianismo, la enseñanza era lo mío. Luego me puse a opositar y decidí que quería hacer otra cosa con mi vida... pero de algo hay que vivir, así que seguí con las oposiciones hasta el final.

Y ahora estoy aquí, enseñando. Con mis dudas y mis inseguridades. Si soy buen profesor no lo sé (supongo que sí, pues mis alumnos aprenden). Y mientras, veo que se han convocado oposiciones para la Unión Europea y veo la posibilidad de vivir en Bruselas y me planteo echar la solicitud.

Entonces me detengo un momento y pienso: llevo cinco años huyendo hacia adelante, ansiando una vida que ya no existe, porque una persona sólo puede ser Erasmus una vez en la vida. ¿Realmente quiero vivir en Bruselas? ¿Quiero llevar traje y corbata cada día y trabajar con números y leyes? ¿Es de verdad eso lo que quiero o simplemente es huir más hacia adelante? La respuesta a todas esas preguntas es: NO. Ni quiero llevar traje y corbata cada día, ni quiero vivir en la gris (aunque enorme y cosmopolita) Bruselas, ni quiero trabajar en una oficina rodeado de números y papeles.

Soy profesor. No puedo engañar a nadie (y aún menos a mí mismo), me encanta enseñar. Adoro ver cómo gente que hace algo más de un año ni siquiera podían decir "Me llamo Jürgen" hoy pueden entender un texto sobre los orígenes y la importancia del español y recrearlo en forma de entrevista; alucino al ver cómo gente que hace algo más de ocho semanas no sabían decir "Buenos días" hoy pueden hablar de su familia y de las fiestas de su pueblo, decir lo que les gusta y lo que no, e incluso mantener una conversación (muy básica y casi irreal, pero conversación al fin y al cabo); y todo ello se debe sólo a dos personas: a ellos mismos y a mí.

Todos los trabajos tienen su cruz, la mía es que por las tardes tengo que prepararme las clases del día siguiente... pero eso siempre es mejor que tener que llevar chaqueta y corbata y estar encerrado en un cubículo con un montón de leyes y números que se me antojan arcanos. Eso sí, soy profesor, no domador de leones (y quienes seáis profesores de Secundaria sabéis qué quiero decir con esta última frase).

sábado, 20 de noviembre de 2010

Rothenburg ob der Tauber

Ayer me dijeron que el jefe de estudios me visitará el martes para ver cómo doy clase. Ya me he preparado la clase del martes, pero de todas formas tengo un poco de canguele (¿quién no lo tendría si te dicen que tu jefe va a examinar tu forma de trabajar?)

Como el título indica, hoy he estado en Rothenburg ob der Tauber (las fotos son de internet, no nuestras). Y esta vez no me olvidé de cargar el móvil ni se me olvidó llevarmelo, pero cuando saqué la cámara para echar la primera foto, me dijo: batería agotada... así que esperaré a que Paula y Aitor me manden sus fotos.

En fín, el caso es que Rothenburg es muy bonito. Tiene unas murallas superchulas por las que se puede andar y que están techadas (si hace frío en lo alto de la muralla de Ávila, imaginaros en un pueblo de Baviera, por eso tienen techo) y que tienen placas con los nombres de gente que contribuyó a la restauración, pero no placas de acero cortén (ese que tanto gusta en Córdoba... y con "Córdoba" no quiero decir a la gente que vive en Córdoba, sino a la gente que no sé cómo se las apaña para que le den permisos para construir puentes y hoteles), que es muy moderno, pero no tiene armonía con esas murallas; sino que son placas labradas en piedra, que a lo mejor no son tan modernas, pero no hacen daño a los ojos.

En fín, a lo que iba (que luego me pierdo), que nos lo hemos pasado muy bien, hemos comido muy bien, hemos arreglado el mundo (aunque nadie lo ha notado... todavía) y al final hemos acabado en el pub irlandés de Crailsheim (y por ciertos comentarios hoy estoy con el guapo subido, porque yo lo valgo, jajaja). Después de dejar a Aitor en el tren, Paula y yo nos fuimos al bar "berlinés" de Crailsheim que descubrimos el viernes pasado (porque con la entrada del Sahara se me olvidó deciros que el viernes pasado fuí al cine en Crailsheim y luego de bares... y, claro, cuando el sábado fuí a hacer la compra estaba muerrrrrrto) y después a por un kebab (¡¡¡qué ganas tenía ya de kebab!!!) y luego pa casita como los niños buenos, que mañana tengo que perfilar la clase del martes y prearar algunas cositas para el cursillo del lunes... ¡un no parar, vamos!

Y el viernes que viene empieza la temporada de Weihnachtsmarkt :-)))))))

PD: Releyendo de nuevo la entrada me he dado cuenta de que se me ha olvidado escribir. ¡¡¡Qué deslabazado deslavazado está todo!!!

PPD: Sí, deslavazado se escribe con v... ¡ver para creer!

miércoles, 17 de noviembre de 2010

La teoría de la naranja

(Entrada NO relacionada con el grupo de facebook)

Hoy ha sido un buen día, ha estado bien. Y ¿por qué? Pues porque en Alemania los alumnos de la Klasse 12 (el penúltimo año antes de la universidad o de lo que hagan después del instituto) van a a visitar la universidad, lo que significa que no tienen clase, lo que significa que el profesor de español en vez de levantarse a las seis para estar en clase a las ocho ha podido dormir un par de horitas más. Pero, igual que cada vez que me levanto dos horas más tarde de lo normal, me he levantado con dolor de cabeza... pero igaul que cada vez que me levanto con dolor de cabeza por dormir demasiado, me ha dado igual.

Después del instituto nos hemos ido a matar el tiempo a la cafetería italiana que hay en Öhringen (porque Öhringen no es un pueblo (y por eso tiene cafetería italiana) es una pequeña ciudad... pero pequeña, pequeña de verdad) y lo hemos matado (el tiempo, no al italiano) tanto que hemos perdido el tren de las cuatro y media y hemos tenido que coger el de las cinco y media. Y ¿qué pasa? pues que en ese tren van todos los chungos que ponen los pies en los asientos y que van oyendo música a todo trapo. Vale, ya sé que el concepto de "chungo" en España (en el Campo de Gibraltar, por ejemplo) es diferente, pero, oye, alguna ventaja tenía que tener vivir en el país de la no-ironía (otro día hablaré del humor alemán) y en el que si un día tienes tres horas seguidas de sol ya te puedes dar con un canto en los dientes.

A lo que iba, que a raíz de los de la musiquita de las narices (porque si al menos fuera música buena, pues vale, pero es que quienes llevan la música a todo trapo suelen tener un concepto de calidad musical muy peculiar... vamos, que ojalá fuera Camela) Mar me ha contado su teoría de las naranjas; la teoría de las naranjas surgió a raíz de los fumadores que echan el humo alegremente, pero también se puede aplicar en este caso.

La teoría básicamente dice que si cuando el tipo tiene la música todo trapo (o está fumando y me echa el humo) a mí entran ganas de comerme una naranja, pues la cojo, la pelo, me tomo un gajo y el siguiente gajo se lo meto al tipo en la boca sin ningún miramiento. Es exactamente lo mismo. Me da igual si no la gustan las naranjas, no tiene ganas o es alérgico y le provoco un infarto; como yo quiero comerme una naranja, pues todo el mundo a comer naranjas (y por la fuerza), aunque no tengan ganas o no puedan.
También, por lo visto, una vez que iba ella en el tren y empezaron otros con la musiquita de las narices, cogió un señor su móvil y se puso a Beethoven a todo trapo, hasta que se dieron por aludidos y bajaron el volumen.

Así que desde aquí os animo a que la próxima vez que vayáis en autobús, tren, metro, o lo que sea y cualquier tontolaba (por no llamarle algo peor) ponga los últimos éxitos de DJ tontito a todo trapo, le inundéis con música buena a ver si se dan por aludidos (o en su defecto que le metáis una naranja por la nariz... aunque esto último quizá es un pelín demasiado radical y os podéis buscar un problema).
Ah, y a los fumadores, la próxima que encendáis un cigarrillo, mirad si hay alguien cerca con naranjas, porque os podéis llevar una sorpresa, jejeje.

martes, 16 de noviembre de 2010

Sin mesura ninguna

Cuando uno se ha criado entre fogones aprende a cocinar; pero cuando uno se ha criado entre unos fogones en los que se cocinaba mínimo para seis personas nunca aprende a cocinar para uno solo, y claro, aquí no abro el armario y aparecen mágicamente (o se te caen encima) tupperwares (léase "taperguares") de todos los tipos y tamaños para guardar las sobras.

Por eso a veces ocurren cosas como lo que me ha ocurrido hoy. Que me he hecho un arroz estupendo con su sofrito (en el norte se llama refrito... y con "norte" quiero decir "de Despeñaperros pa' arriba"), su azafrán, su pollo con sal y pimienta, su tiempo de cocción perfecto y pan recien horneado... pero cuando no llevaba ni medio plato ya quería explotar. Ahora eso sí, como mi trabajo me ha costado yo he hecho la del pobre: reventar (con v) antes que sobre.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Imagen

Cuando uno está fuera ya se puede ir olvidando de ser uno mismo... o más bien de que le vean sólo como a uno mismo. Cuando estás fuera (sea donde sea) eres embajador de tu tierra, eres su imagen.

Me explico. Si un día yo llego tarde al trabajo, de repente, da igual lo que haga el resto de mi vida, en la mente de los alemanes (porque ahora estoy en Alemania, si estuviera en Kuala Lumpur, sería en la mente de los kualalumpureños) todos los españoles llegan siempre tarde a todos sitios. Si un día no voy afeitado y arregladito, los españoles van siempre hechos unos despojos (vale, lo admito, no voy siempre afeitado y arregladito, pero sí que voy más decente de lo normal y quienes me conozcáis en Córdoba sabéis a qué me refiero). Si un día digo que me gusta dormir la siesta, de repente todos los españoles se tiran todo el día tumbados a la bartola en vez de trabajar... y así con todo. En nuestra mano está reforzar o destrozar los prejuicios.

Pues bien, en mi caso, no sólo soy español, también soy andaluz, y por increíble que parezca no bailo flamenco, ni toco las castañuelas, ni bebo fino, ni llevo sombrero cordobés a todas horas, ni estoy todo el día contando chistes (aunque a veces lo parezca), ni me gusta el Rocío (no os hacéis una idea del coraje que me da), ni vivo del PER, ni me gusta excesivamente la playa (de hecho apenas la echo de menos cuando estoy lejos), ni escribo "ojú kiyo" (lo digo, pero no lo escribo).

Y todo eso ¿a qué viene? A que cierto personaje (partamos de la base de que todos los políticos son más personajes que personas) en campaña electoral ha hecho unas declaraciones diciendo que los andaluces no pagamos impuestos (El Mundo, El País, Público, ABC, La Vanguardia, La Gaceta, para que leáis lo que más os guste).

Ya sabéis que cuando se trata de criticar mi tierra yo soy el primero que empieza y no puede parar, y se me llena la boca con nuestros fallos. La diferencia es que en esos momentos yo hablo con conocimiento de causa; la diferencia es que antes de hablar me informo (por eso a veces parece que no tengo una opinión formada, porque antes de expresarla prefiero FORMARLA en condiciones, sopesando varios puntos de vista). Y cuando se critica un grupo del que formo parte basándose simplemente en un prejuicio (como ha hecho este tipo) me jode y mucho (cuando no formo parte del grupo me jode... pero menos).

En mis viajes he descubierto que muchas veces los andaluces tenemos un enorme complejo. Pensamos que todo el mundo nos toma por el pito de un sereno... y eso es otro prejuicio; los prejuicios contra los andaluces son cada vez menores (aunque nos cueste creerlo y sea más fácil ir de víctimas). Cuando los no andaluces piensan en Andalucía piensan cada vez menos en el tío Manolo con su boina que no sabe escribir y no ha salido del campo en su vida y piensan cada vez más en gente como Manuel de Falla, Lorca, María Zambrano o Juan Ramón Jiménez (el problema es que a nosotros mismos se nos olvida muchas veces olvidarnos del tío Manolo y recordar a los verdaderos "hombres de luz que a los hombres alma de hombres les dieron"). Lo malo es que con las declaraciones de Puigcercós este último párrafo se lo va a creer mucha menos gente.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Homo sum...

...nihil humanum a me alinum puto.

Seguramente a muchos ya se os habrá olvidado (incluso habrá quien ni lo sepa), pero a principios de noviembre de 1996 una noticia conmocionó a España: el asesinato de cuatro misioneros maristas españoles en Zaire durante la guerra civil que enfrentó a Hutus y Tutsis. Unos días antes de que le asesinaran, Servando Mayor (uno de los cuatro maristas) en una entrevista con la radio hizo un llamamiento en nombre de 100.000 refugiados al Papa, al Comisario de la ONU para los refugiados y al mundo en general.

Su Santidad el Papa, Su Excelencia el Alto Comisario: los sobrevivientes de los refugiados ruandeses de la región de Sur-Kivu en el Zaire os dirigen este S.O.S. en vista de obtener de vuestra alta autoridad moral que se ponga fin a su persecución y desaparición lenta pero segura. En efecto, la guerra que se sigue en el Sur-Kivu se presenta oficialmente por el gobierno de Kigali y ciertos medios, como oponiendo a los banyamulengues y las fuerzas gubernamentales zaireñas y, en principio, no debería concerner tan directamente a estos refugiados que son obligados a abandonar sus campos en desbandada bajo el fuego de las armas. Quiero decir que algún otro quiere perseguirlos, incluso eliminarlos masivamente, sea por las balas, sea por el hambre, el frío, las enfermedades, sea por todos estos elementos juntos. Los refugiados, y en primer lugar los más vulnerables (los niños, las mujeres encinta, los viejos, los ancianos) están a punto de perecer sobre las carreteras y las colinas bajo una lluvia torrencial. (...) Firman los representantes de estos refugiados que tenemos 13 campos aquí reunidos.

Nadie escuchó ese llamamiento y poco después le silenciaron. A los hermanos maristas les asesinaron porque se negaron a abandonar a quienes les necesitaban, porque se negaron a mirar para otro lado cuando se estaba cometiendo una injusticia.
Su asesinato hizo que los gobiernos de occidente dejaran de mirarse el ombligo durante un segundo y condenaran la situación en centroafrica. Incluso en el Senado español todos los grupos se pusieron de acuerdo, se olvidaron por un momento de izqierdas y derechas, de nacionalismos o centralismos y recordaron que todos somos humanos (aquí el diario de sesiones del 12 de noviembre de ese año).

Pero de eso hace ya 14 años. Hoy, también en África, pero mucho más a las puertas de nuestra casa, en el Sahara occidental, se está cometiendo otra injusticia igual. Pero ahora es nuestro turno de decidir si miramos hacia otro lado (especialemnte a nuestro ombligo) o si somos conscientes de que al considerarnos humanos, nada de lo humano nos puede ser ajeno.

Un par de enlaces:

Información actualizada y en directo desde allí http://territoriosocupadosminutoaminuto.blogspot.com/

Una petición a la Ministra de Exteriores
http://actuable.es/peticiones/pidele-trinidad-jimenez-condene-clara-y-rotundamente-la

Esta entrada os la dedico a Jose Alberto, a Aitor, a Mari (que estoy casi seguro que no la va leer) y en general a todos los que estáis especialmente preocupados por el asunto.

PD: Jose (y Mari), te robo el video

martes, 9 de noviembre de 2010

Por fin martes

Ayer escribí una entrada larguísima sobre lo malos que son los lunes (y el de ayer en particular) y sobre los derechos de autor con licencia de Creative Commons (sí, a veces me gustar mezclar las churras con las merinas ¿y qué?), pero como no acababa de gustarme pues la borré y busqué inspiración en la red... cinco minutos después estaba en facebook haciéndome de más grupos... dos horas después ahí seguía (¡¡¡Estas "Señoras que..." van a acabar con mi salud mental!!!).

Hoy por fin es martes, ya no estoy de bajón ("depresión post-vacacional" hay quien lo llama, pero me parece un absurdo, una exageración y un uso de la palabra "depresión" que la desgasta y, claro, así luego la gente no se las toma en serio)... porque he trabajado sólo dos horitas (me encantan los martes, incluso casi más que los viernes) y me he metido unos tornillos a la carbonara que pa' qué.

En otro orden de cosas, si vivís metidos en una cueva a diez mil metros de profundidad y aislados del mundo exterior (entonces dudo mucho que estéis leyendo este blog) seguramente no os habréis enterado de que a los académicos de la RAE les pica el culo y se han propuesto inventarse inventado nuevas normas ortográficas (¿Cómo era eso de que la RAE no inventaba nada, sino que recogía el uso más extendido del lenguaje y por eso iba parecía anclada en el pasado? Pues para una vez que innovan, van y la cagan). De todas formas el departamento de español de la escuela (que venimos siendo Mar y yo) en un alarde de rebeldía hemos decidido ignorar a la RAE y seguir con las normas de siempre (¡¡¡hombreyá!!! ¿qué es eso de que "sólo" no lleve tilde cuando significa "solamente"?).

Además hoy espero acabar con los pocos exámenes que me quedan por corregir (el domingo acabé con casi todos, ¡¡menudo maratón!!), pero me da cosita, porque me escriben unas cosas que no hay por donde cogerlas.

Ah, y una cosa de la que me he enterado esta mañana (y que me he quedao muerto) es que los funcionarios alemanes, además de jurar la Constitución y prometer llevar una vida ejemplar (?) tienen prohibido manifestarse, como vayan a alguna manifestación les abren un expediente. Y ahí me he quedado de piedra. Yo no soy muy de manifestarme, de hecho las manifestaciones a las que he ido se pueden contar con los dedos de una mano; pero ¿os imagináis que en España los funcionarios tuvieran (y no, no digo "tuviéramos" porque por ahora no lo soy) que llevar una vida ejemplar, jurar la Constitución y tuvieran prohibido manifestarse.

Bueno, y ya me dejo de desvariar, que ahí, en la columna de la derecha tenéis un montón de blog que acaban de actualizar y hay que echarles un vistazo. Y además, a pesar de la lluvia asquerosilla de esta mañana, ahora brilla un sol de justicia, pero no me voy al monte, porque estará embarrado... y porque tengo que corregir y, sobre todo, que prepararme las clases de mañana.

Ale, un beso.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Cosas veredes, amigo Sancho

Pues hoy llegan las vacaciones a su fin... pero como mañana es fin de semana tampoco trabajo (han sido cuatro días oficiales de vacaciones, desde el martes hasta hoy). La vuelta desde Hungría no fue nada mal, aunque sí que fue un poco coñazo (probad a viajar solos durante 14 horas en tren y ya me contáis que opináis) y por supuesto en el último tren tuvimos retraso, por lo que llegué a mi casa media hora tarde (la verdad es que mejor de lo que me imaginaba); pero lo más importante (aparte de no equivocarme de tren y no perder ningún enlace) es que al llegar a mi casa, mi bufanda (la que yo pensaba que estaría con alguna familia adoptiva) estaba aquí esperándome; por lo visto se cogió un tren desde Linz y vovió a casa ella solita... eso o que se me olvidó cogerla con las prisas y no la eché en falta hasta que llegué a Budapest.

En otro orden de cosas. Acabo de volver de pelarme y me han cobrado la nada despreciable cantidad de ¡¡¡¡20 euros!!!! Vale que Antonio (mi barbero en Córdoba que cobraba 2,50 y por desgracia ya se ha jubilado, también conocido como el Fanta) no me lava el pelo ni me da mimitos cuando me pela, pero es que por ese precio ¡¡¡¡¡¡¡me podían haber felado!!!!! Que ganas tengo de volver a Córdoba y que me pelen gratis.

Y el título a qué viene. Pues nada, a que alguien que negaba y renegaba una y otra vez de ciertos lugares de España (en concreto de Cataluña) ha pagado dinero para ir allí a pasar la Nochevieja nada más y nada menos. ¡¡¡Ver para creer!!!

Y las fotos del viaje a Budapest, ya las podéis ver en http://picasaweb.google.com/afra1984/Hungria02#

Ya sé que esta entrada es un churro, pero es que estoy haciendo mil cosas a la vez y probando el nuevo Picassa.

Sed felices

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Crónicas hungriacas

Pues ya sólo me separa la noche de mi vuelta a Hessental. Hoy veremos una peli y luego al sobre y así será como acaben mis vacaciones en Hungría. En el 89 (algunos) alemanes del este (sobre todo berlineses orientales) iban "de vacaciones" a Hungría para pasar la (recién abierta) frontera con Austria y huir a la Alemania occidental. Pues bien, algo parecido haré yo mañana, pero no huiré de Hungría, sino que volveré a mi rutina, que si bien no me disgusta, prefiero estar aquí de vacaciones. Y ahora, lo que os interesa ¿qué hemos hecho estos dos días?

Ayer nos quedamos descubriendo la ciudad de Kesckemét. Yo creo que es algo así como Ronda, pero al revés. Ronda es un pueblo que no tengo muy claro por qué es un paraíso para los guiris que vienen a Andalucía; ya sé que es muy bonito, pero creo que tampoco tiene nada superespecial como para ser destino turístico obligatorio. Pues bien, si Kesckemét tampoco tiene nada especialmente destacable, es una ciudad bastante típica y con algunos aspectos a destacar como la (enorme) catedral católica; la plaza del pueblo, donde se juntan iglesias de prácticamente todas las ramas del cristianismo presentes en Europa; el Cifra Palota (un palacio del siglo XIX); etc. Después de un día de turismo (en el que el cansancio del lunes ya se hacía notar) nos fuimos a la bolera a echar un rato y comprobar como esa bolera (al igual que el 95 % de las boleras del mundo) es en realidad un negocio de blanqueo de dinero.

Y hoy hemos vuelto a Budapest, a recorrer la parte que nos quedaba que es Patrimonio de la Humanidad. Entre otros el Museo del Terror, que fue cuartel general del partido nazi de Hungría y de la policía secreta soviética de Hungría. Quizá sea porque viví en Berlín (víctima arquetípica de dos de las dictaduras más duras del siglo XX), pero ese es un tema que me interesa bastante y que siento muy cercano (a veces incluso más que la historia de mi propio país, es algo que no puedo explicar). También hemos estado de relax y visitando la impresionante Basílica de San Esteban, donde está reliquia de la mano de San Esteban (el tema de las reliquias lo dejamos para otro día ¿vale?).

En resumen, que me lo he pasado genial, que estoy reventado de andar y visitar y trenear (a pesar de estar más que acostumbrado a esto último) y que ojalá no tuviera 82 exámenes esperándome en casa mañana.

martes, 2 de noviembre de 2010

Greertings form Hungary

Aprovechando un descanso mientras acaban de prepararse mis anfitriones os cuento un poco los dos primeros días por Hungría.

El viaje de Hessental a Budapest fue increíblemente bien. Cuatro trenes a través de tres países y apenas pasó nada reseñable... aparte de perder mi bufanda en Linz, claro está (¡¡Ay pobrecita, ahora estará con una familia nueva, en Austria, o donde sea, espero que me la estén tratando bien!!). Pero ya digo, ni perdí ningún tren, ni me equivoqué de vía, ni cogí la parte de atrás teniendo que coger la de alante, ni se retrasaron los trenes... hasta que llegué a Hungría. Cuando llegué a Budapest, allí estaban Chente y Paloma esperándome y luego cambiamos de estación para ir a Keksckemét (pronunciese Kékskemit o quécsquemit), donde teníamos que coger un autobús urbano (o andar media hora por el parque de los violadores nocturnos) para llegar a su casa. Pues bien, ese tren SÍ QUE SE RETRASÓ. Por supuesto salimos a nuestra hora, pero nos tuvieron una hora parados en mitad de la nada, pero oye, teniendo en cuenta mis antecedentes con los trenes, me doy con un canto en los dientes. Al final, como el bus también vino con retraso no nos violaron ni nada.

Y ahora lo interesante, ayer estuvimos en Budapest. Nos dimos una jartá de andar, pero está todo chulísimo. Ya colgaré algunas fotos en el Picassa cuando vuelva a Hessental. Vimos el Parlamento, subimos andando al Bastión de los pescadores y a la Basílica que hay al lado (auqnue al final no entramos), nos quedamos con las ganas de visitar el hospital en la roca porque estaba cerrado, y también vistamos las cuevas del Bastión (una serie de túneles que recorren la colina donde está el Bastión por debajo de la tierra, aunque en realidad creo que son un poco artificiales y hechos a propósito para turistas, pero están muy chulas). Y luego, Budapest de noche con un dulce típico incluido (cuando me acuerde de como se llama os pongo el enlace).

Y como ya están listo, ahora nos vamos a ver Keksckmét,

Besos.

sábado, 30 de octubre de 2010

Que no se te olvide aprender a esquiar

Todos los que vivís (o habéis vivido) en el extranjero (en un país de habla no hispana me refiero) vais a comprender esta entrada perfectamente.

No me digáis que nunca os ha pasado que no habéis entendido algo y aún así habéis sonreído y habéis asentido con la cabeza esperando que no os estuvieran proponiendo vender vuestros órganos al mejor postor. Pues bien, las posibilidades de que eso ocurra en un país en el que no se habla tu lengua materna se multiplican por cien millones... y más aún cuando trabajas, sales y convives con nativos de esa lengua que no es la tuya (el alemán en mi caso, como ya sabéis).

Pero mejor empiezo por el principio. Hoy han empezado las vacaciones de otoño (ver entrada anterior) y qué mejor forma de celebrarlo que con una degustación de vino en casa de uno de los profes de la escuela. La degustación fue algo así: nos daba a probar cinco vinos y teníamos que adivinar de qué país (entre España, Italia y Francia) y de qué tipo de uva (de entre cinco posibilidades) era cada uno. Diré que de diez puntos posibles (5 vinos y dos cosas a averiguar de cada uno) sólo he sacado uno... se ve que me falta práctica. Pero lo interesante ha venido después.

Para aprender alemán lo mejor no es un curso de alemán para extranjeros, sino (como diría Mar) aprender alemán a tortazos. Y eso ¿cómo se hace? mezclándose con alemanes (no extranjeros, sólo nativos), tomándose algunas copas de vino (o de lo que sea... o de nada) y hablando con los nativos. Cuando estáis tú solo y un nativo no te queda más remedio que ser una parte activa en la conversación, escuchar y decir cosas coherentes... pero cuando llevas cinco (o seis, o siete, o...) copas de vino (o sin llevarlas) y de repente en la conversación hay dos alemanes y tú, por más que quieras evitarlo, tú cerebro dice "no sé tú, pero yo me voy" y desconecta... dejándo el piloto automático puesto (eso sí) para que los alemanes no se den cuenta de que no les escuchas.

Y entonces te pasa como a mí hoy, que por lo visto me han invitado a un concierto y he aceptado la invitación; he quedado para ir a otra Weinprobe, porque no conozco vinos tintos alemanes (¿quién me manda meterme en estos fregados?); he hablado de la situación educativa de Alemania y de las consecuencias del federalismo político para la misma (oye, que incluso piripi, puedo ir de cultureta); y no sé que más. Lo de "no sé que más" es más importante de lo que creéis, porque cuando me estaba despidiendo, uno de los dos alemanes de la pseudoconversación (y digo "pseudo" porque aunque yo estuviera, estaba pero sin estar) me ha dicho "... y que no se te olvide aprender a esquiar" y mi cara en ese momento ha tenido que ser un poema porque he pensado "¿¡¿¡¿¡¿¡¿qué coño le habré dicho a este tío (o se piensa él que le he dicho) que me dice que tengo que aprender a esquiar?!?!?!?!?".

Y es que lo que tienen los alemanes (antes pensaba que era algo bueno, pero cada vez estoy menos convencido) es que, al contrario que los españoles, no sólo te escuchan cuando hablas, sino que además te toman en serio. Por ejemplo, el otro día no sé que le diría a una profe del instituto que nos ha invitado a comer, que piensa que me pirra la nieve (y es verdad, me pirra JUGAR CON la nieve); y está preparando alguna actividad para cuando vayámos a comer a su casa por si para entonces ha nevado... (y Mar se está ciscando en mi habilidad para quedar bien sin darme cuenta de lo que digo).

Sed felices que yo ahora estoy muy contentillo.

viernes, 29 de octubre de 2010

Ferien!!!!!!!!!

Ni los nuevos temarios de las opos, ni los 104 exámenes que tengo que corregir, ni los niños que no vienen a clase, ni los cambios de hora entre el sábado y el domingo, ni las gachas que no me voy a tomar este año, ni los días que seguramente lloverá esta semana que entra, ni los grados negativos que hemos tenido esta semana que sale.

Nada de eso importa ahora. Porque... ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡hoy brilla el sol y empiezan las vacaciones de otoño!!!!!!!!!!!!!!
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Vale que sólo duran una semana y que hay puentes casi más largos, pero ¡¡¡¡qué ganas tenía de que llegaran!!!!

jueves, 28 de octubre de 2010

Temarios

ATENCIÓN: Entrada relativamente técnica relacionada con la enseñanza de idiomas.

Como algunos ya sabréis, están cambiando los temarios de las oposiciones de Educación en España. Los temarios nuevos de Primaria ya están (aunque creo que para las oposiciones de este curso todavía no se aplican) y los de Secundaria (al menos el borrador) salieron a princpios de verano. Pues bien, hoy me ha llegado un correo del CSI-CSIF con el borrador de los nuevos temarios para Escuelas Oficiales de Idiomas. El borrador aquí.
El temario que había antes no era santo de mi devoción, pero al menos tocaba, en mayor o menor profundidad, temas que se supone que un filólogo (o un futuro profesor de idiomas) debe saber. Aunque tenía numerosísismas carencias no había nada exesivamente nuevo para un filólogo. El nuevo tiene nuevos fallos y repite algunas carencias:

- Se basa demasiado en la teoría y se olvida de que la profesión docente es muy práctica. Por supuesto que dominar nuestra materia es el primer paso, pero ese primer paso nos lo exigen en la Universidad (o eso se supone); ahora deberían pedirnos saber enseñarla (recalco lo de "la" porque no es mismo enseñar un idioma que enseñar física, son materias muy diferentes y se deben enseñar de diferente forma; eso de saber enseñar así en general sí se aplica a la Primaria, pero en Secundaria y adultos tenemos otro público).

- Hay 34 temas (¡¡¡34 de 79 temas!!!) dedicados a una noción tan vaga como es la de las competencias. Y no me refiero a las competencias comunicativas (hablar, escuchar, leer y escribir), a las que se les dedica uno de esos 34 temas (uno a todas, no uno a cada una), sino a cosas como la competencia de aprender a aprender, las competencias intercultural, sociocltural y sociolingüística; la competencia discursiva (4 temas), competencias macrofuncional (?) y funcional (4 temas); competencia nocional (¡¡¡7 temas!!!) etc. Desde aquí pido a algún alma caritativa que me explique si puede qué son esas competencias y por qué se merecen comerse más de un 43 % del temario (máxime cuando en el temario antiguo esos 34 temas no estaban... aún no he mirado cuales han quitado para poner éstos).

- Al igual que ocurre con los temarios de idiomas en Secundaria, los temarios de todos los idiomas son exactamente iguales (o casi, no me he parado a mirar todos los temas de todos los idiomas). Y no hay nada de la idiosincrasia de cada idioma (al menos en los idiomas que he mirado), que son normalmante los aspectos más difíciles de aprender y de enseñar. Por ejemplo, en el temario de inglés no hay nada sobre los phrasal y los prepositional verbs; en el temario de alemán no hay nada sobre los verbos separables y los inseparables o sobre las declinaciones en el caso de los adjetivos (aunque sí la hay en el caso del tema de los sutantivos, al igual que en inglés, idioma que NO tiene declinaciones). Sin embargo en todos los idiomas hay un tema entero dedicado al papel del análisis diacrónico de la lengua (historia de la lengua) en la enseñanza del idioma; yo os digo que papel juega: ABSOLUTAMENTE NINGUNO.

Sin embargo, no todo es para tirarlo a la basura. Veo con buenos ojos algunos temas que antes echaba de menos:

- Trata el tema de la evaluación que yo lo echaba en falta. Sin embargo el tratamiento que le da, se podría mejorar, no acabo de entender esa separación tan tajante entre la evaluación de las diferentes competencias comunicativas (comprensión oral y escrita, producción oral y escrita, interacción oral y escrita, y mediación oral y escrita...aunque sinceramente no comprendo la diferencia entre interación y mediación), cuando se interrelacionan.

- Le dedican algunos temas al desarrollo y diseño de las diferentes tipos de actividades dependiendo de la competencia comunicativa (no es lo mismo una actividad de lectura, que una de interacción oral). Aunque en cada tema también meten lo de las competencias (y no, éstos temas no están dentro de los 34 dedicados única y exclusivvamente a las competencias).

Y ahora os dejo que me voy a acabar de preparar las dos clases de mañana... las últimas antes de las vacaciones.

martes, 26 de octubre de 2010

¿Por qué los alemanes son buenos en idiomas?

Porque se lo exigen desde el principio.

Me explico. Antes de entrar en la universidad estudié inglés durante once años (desde 2º de EGB hasta 2º de Bachillerato, el antiguo COU) y sólo el último año tuvimos que leer un texto durante un examen y responder preguntas de comprensión textual; en esos once años apenas recuerdo tener que escribir un texto realmente comunicativo en inglés (me refiero a durante los exámenes, sí que lo hacíamos para tareas de casa); no había nota oral (de hecho en la carrera tampoco, y eso que estudié filología inglesa) y de comprensión oral (lo que se conoce como listening) mejor no hablamos (si exceptuamos alguna actividad aislada que, salvo que me falle la memoria, no tenía peso en la evaluación).

Esta semana les he hecho los exámenes de español a mis alumnos (todavía me falta un grupo, pero va a ser del estilo de los demás). Son principiantes y todo el español que saben es el que yo les he enseñado en estas seis semanas que llevamos de curso (vale que algunos ya sabían antes español, pero son casos aislados). Pues bien, el examen ha constado de comprensión textual, con un texto de algo más de cien palabras; expresión escrita (tenían que escribir un texto coherente y gramaticalmente correcto y dando ciertas informaciones para lo que necesitaban sobre 40-50 palabras); una parte de gramática pura y dura (que era la que menos valor tenía) y un apartado de comprensión oral (listening). Para hacer el examen tuvieron toda una hora lectiva (es decir 45 minutos) y a muchos incluso les sobró tiempo. No les exijo sólo que sean capaces de comunicarse, sino que además lo hagan con corección léxica y gramatical (pero lo más importante es que comuniquen).

Otro de los grandes problemas en la enseñanza de idiomas en España son los grupos de clase. Son grupos MUY dispares y MUY grandes. Mis grupos son de entre 20 y 25 alumnos (y ya es mucho), recuerdo que en mi clase de Bachillerato éramos sobre 35. Además aquí, con la cosa de que empiezan a seprarlos por sus cualidades a partir de 5º curso, los que llegan a la Secundaria superior (el Bachillerato en España) son grupos más uniformes en ese aspecto que en España.

Ah, y otra cosa, yo sólo recuerdo haber echo una exposición oral en inglés en 1º de Bachillerato (es decir, el décimo año que estudié inglés). Todos los míos de 2º año ya han expuesto este año un tema y todavía les quedan dos o tres exposiciones este año; los de la clase 11 (1º año de español) empiezan a exponer mañana. Tendrán muchos fallos (porque los van a tener) pero lo que no van a a tener es miedo a hablar un idioma extranjero cuando salgan fuera.

PD: Todavía no he empezado a corregir los exámenes... a ver qué me han escrito ;-)

lunes, 25 de octubre de 2010

Würzburg

Ayer fue San Rafael y estuve tan melancólico pensando que no estaba de perol y que tenía que poner exámenes que se me olvidó comentaros que el domingo sábado estuve en Würzburg, y claro, si me voy de viaje el sábado, pues el domingo me toca currar en casita.

Allí en Würzburg, la Baviera no-profunda, me lo pasé pipa, a pesar de equivocarnos de calle nada más salir de la estación. La cosa fue así: por la mañanita temprano (pero no demasiado, que si no luego nos ponen una multa por llevar BW-Ticket) me cogí el tren a Crailsheim, recogí a Paula y un transbordo (con retraso y varios niños chicos en el vagón incluídos) después llegamos a Würzburg.

Como lo decidimos apenas unas horas antes de salir, pues no tuvimos tiempo de mirar nada de información sobre la ciudad, pero la fama le precede, así que allí nos plantamos. Pero claro, después de un rato caminando nos parecía una ciudad demasiado normal y, además, de lo que es más famoso (el puente sobre el río Meno (Main en alemán), el castillo en lo alto de la colina, la Residenz en mitad de la ciudad, la catedral, etc.) no había ni rastro por ningún sitio. Así que aunque no nos lo estábamos pasando mal, teníamos la sensación de que las dos horas de tren a lo mejor eran demasiado.

Y en esto estábamos cuando llegamos a unos jardines, estamos ahí echándonos fotos y acordándonos de quien fuera que le dió la fama Würzburg, cuando nos llamaron María y Sonia (otras dos profes visitantes que tienen Würzburg a tiro de piedra y están como yo hace dos años con Düsseldorf, más aquí que en su casa) y que se veían a echar el día con nosotros y a enseñarnos la ciudad (aunque con sus indicaciones llegamos a la parte bonita antes que ellas). Y eso, que cuando llegaron nos pusimos a comer, a ver la ciudad y a seguir haciendo fotos y el notas por las calles.

Pero amigos míos, Alemania tiene una cosa, y es que si vives en una ciudad (en lo que los españoles consideramos ciudad, no lo que los alemanes consideran ciudad), como ha sido mi caso hasta ahora, estás muy bien comunicado en tren, pero como vivas en lo que se conoce como Kreisstadt, lo que estás es jodido.
Y ¿qué es una Kreisstadt? Pues lo que oficialmente se conoce como "pequeña ciudad", pero todo el mundo en España llama "pueblo" (quizá "pueblo grande", pero pueblo al fin y al cabo). Así que sobre las seis o así tuvimos que poner rumbo a la estación, para poder llegar a una hora decente a casa (y no quedarnos tirados en mitad del campo).

Y bueno, ya sé que esta entrada no está muy inspirada, pero hoy he tenido siete horas de clase (como cualquier lunes), he dormido menos de cinco horas (lo que empieza a ser una costumbre muy peligrosa e incómoda) y estoy pensando que tengo que hacer otro examen para mañana, pero esta vez más largo para que me dure toda la hora doble; que los de esta mañana han sido muy cortos... ¡¡a ver qué me han escrito!!

domingo, 24 de octubre de 2010

San Rafaé

Hoy es fiesta en Córdoba, es San Rafael; ya empieza el otoño (o eso dicen, aunque yo no me lo creo mucho) y la gente se sube a la sierra y se lo pasan en grande. De los últimos seis años sólo dos estuve en Córdoba el 24 de octubre, pero creo que ésta es la primera vez (de las cuatro que falto) que me acuerdo.

Este año no tendré perol en la sierra, ni tampoco tapitas por ahí. Como tampoco tuve las otras cuatro veces. Pero este año celebraré San Rafael haciendo exámenes para mis alumnos, y viendo como por la ventana como llueve. Como es domingo, ni siquiera saldré para ir a trabajar.

Por muy mal que hable de la ciudad que me vió nacer, siempre seré cordobés; hablaré con una patata en la boca y me seguirá sonando raro pronunciar las eses finales de palabra (a pesar de hacerlo cada día en clase); estaré de mal humor cuando llueve y no podré dejar de reirme cuando salga el sol, para mí menos de 7 ºC ya es invierno (y eso dura unas seis semanas) y hasta que no subimos de los 30 ºC no ha empezado el verano (que suele durar de abril a octubre); el arroz se hace en perol o como mucho en la cazuela (no en paella), las migas son de pan (no de harina) y se les echa panceta y pescao frito (y leche, no chocolate), el manjar más sabroso del universo es el flamenquín con salmorejo (aunque luego uno tenga unos ardores de la muerte); me emocionaré cada vez que vea un naranjo con naranjas (aunque sea lo más normal del mundo); y sobre todo en días como hoy echaré de menos a quienes me faltáis ahora mismo que sois muchos.

Así que Rafaeles y Rafaelas de Córdoba hoy os llamo a que vayáis de perol a Los Villares (o a donde sea), a que vayáis de tapas a la Corredera, a que os toméis una cerveza en el Bar Correo y que luego os toméis una granizada o un helado en el David Rico o la Flor de Levante. Vosotros que podéis. Y que cuando lo hagáis, os toméis otra más a mi salud ;-)

Porque igual que el 17 de marzo todo el mundo es irlandés, el 24 de octubre todo el mundo es cordobés.

viernes, 22 de octubre de 2010

Políticos

No, no voy a hablar de la nueva remodelación del ejecutivo (aún a riesgo de envenenarme me morderé a lengua), sólo diré que me parece más de lo mismo, y que los cordobeses ya conocemos a Rosa Aguilar y de lo que es capaz esa mujer (¡¡que frase más ambigua!!).

Tampoco voy a hablar de las declaraciones el alcade de Valladolid; aunque la reflexión de Miguel me parece más que acertada; además si León de la Riva en vez de criticarle el aspecto físico (muy horrendo en mi opinión, pero para gustos, los colores), le hubiera criticado su sectarismo, adanismo y mala praxis, no le podrían haber tachado de machista (vamos que el aluvión de críticas, él se lo ha buscado) y además habría tenido una actitud más profesional.

Hoy voy a hablar de una nueva candidata que ha saltado a la palestra. En las presidenciales de EEUU, ya Paris Hilton presentó su candidatura, una candidatura ficiticia que no buscaba más que provocar la risa e ironizar sobre un sistema que en mi opinión es muy mejorable (Si es que aunque sea rubia al final va a ser menos tonta de lo que parece).

España es el país en el que si Belén Esteban se presentara al Congreso sería la tercera fuerza política (vale, ya sé que últimamante parece que estoy obsesionado con Belén Esteban pero no me digáis que no da miedo). Pues ya hemos dado el sigueinte paso natural. Quizá la princesa DE pueblo no quiera participar en otro circo mediático, ya que con la televisión tiene bastante (y va muchísimo más de frente, le pese a quien le pese, que la mayoría de nuestro políticos), quizá ella no quiera, pero la Reina del Rabal de Barcelona está dispuesta a llegar a los más alto. Y eso sí que da miedito...

martes, 19 de octubre de 2010

Esslingen (4)

Muchísimo mejor ¡sí señor! ¿dónde va a parar?

Pues eso, que ayer estuve otra vez de formación en Esslingen; esta vez sólo para los cuatro nuevos que estamos en Berufliche Gymansien en la "provincia" de Stuttgart. Y a pesar de que no estuvimos toda la gente del programa, que no jugamos al billar y que no nos fuímos después de cervezas (porque trabajamos los cuatro), ha sido el mejor curso de todos los que hemos hecho (en mi opinión). Sin perder el tiempo, a lo práctico, a lo concreto. Fue el mejor como formación, entededme, que con pocos ratos libres, poco se puede ir más allá del trabajo, pero aún así lo conseguimos.

Y ¿qué más? Pues no sé, que ya estaréis hartos de leerme, que llevo unos diítas que no paro de actualizar y luego se me os malacostumbráis.

Que llegan momentos en esta vida en los que hay que tomar decisiones, que hay veces en las que hay que replanteárselo todo y ver que lo que antes teníamos muy claro, no lo está tanto. Y que menos mal que hoy sólo he tenido clase a primera y segunda hora, porque ¡¡¡ESTOY MUERTO!!! (de cansancio, se entiende, no literalmente).

PD: ¿Desde cuándo "fui" no lleva tilde? ¿sabíais que cuando dos vocales débiles están juntas y una lleva el acento (acento fonético, no acento ortográfico o tilde) eso no es hiato? Y yo que vivía feliz en la ignorancia.

domingo, 17 de octubre de 2010

Las ilusiones perdidas

Hay pocos precedentes de escribir dos entradas el mismo día, además ya sabéis que no me gusta mucho reproducir textos que no son míos, y que eso de enlazar noticias o artículos de opinión no es mi idea de una entrada de un blog. Pero acabo de ver el enlace a este artículo en el facebook de Aitor y no podía dejar de mandaroslo.

http://www.elpais.com/articulo/andalucia/ilusiones/perdidas/elpepiespand/20101002elpand_4/Tes

Esta "entrada" es para vosotros profesores visitantes que andáis por aquí; para los auxiliares de conversación que estuvimos en NRW hace dos años (y que la mayoría aún seguís por Alemania); para Jose Alberto que está en San Francisco (sólo por tres meses... por ahora, créeme); para Chente y Paloma, que andan por Hungría (y que creo que le han cogido el gustillo); para mis doctorandos que no están en Córdoba (y que dentro de cuatro años ya veremos donde les lleva el viento); para Miguel, que se va a Montreal dentro de un par de meses y que lleva un tiempo dándole vueltas a muchas cosas en la cabeza; y en definitiva, para todos aquellos que un día cogisteis la maleta y os pusisteis el mundo por montera, antes de que el mundo se os pusiera a vosotros por montera.

Esslingen (3)

Ayer volví de la Fortbildung con los españoles (viernes y sábado) y esta vez no hubo problemas con los trenes (aunque me volví a encontrar con la revisora rubia cabrona del jueves). Como todas las Fortbildungen de este tipo, podrían haber sido mejores, un poquito más intensas, vamos que si nos hubieran dado más caña, habríamos perdido menos el tiempo y habríamos tenido dos días libres (o nos habrían hecho trabajar el viernes... ¡¡¡HORROR!!!); pero en general, pasables, además me dieron ideas para el examen que tendría que tener ya preparado tengo que preparar y para las GFS, pero ahora tengo que ponerlas en práctica.

Sin duda, lo mejor: los ratos libres y la salida a Esslingen, porque los profes vistantes de este año somos una piña. Esta vez no tuvimos ancianita todoterreno adorable; pero no importa, porque nos fuimos a beber a una cuadra y después, cuando volvimos a la Academia (donde era el curso y también nos alojábamos) nos bajamos al sótano a echar unos billares y tomarnos una cervezas (y a echar fotos, jajaja). Por supuesto fueron cayendo una a una y al final quedamos los últimos de Filipinas (Aitor, Paula y yo) y decidimos que para la próxima Fortbildung, le vamos a enseñar a la Kühner-Fuchs (léase coñofúcs) a hablar en cordobés (pero mejor no desvelo más detalles). Y eso ¿por qué?

La segunda vez que me vió (la primera fue en la entrevista en Madrid) no me dejó acabar de presentarme para cortarme y decirme que hablara más lento (Señoras que se creen muy educadas, pero luego interrumpen a la gente cuando está hablando)... vale, lo sé, a veces hablo rápido sin darme cuenta, lo admito. La siguiente vez que me vió me hizo lo mismo (Señoras que dicen que son méxicanas nativas de español, pero se lo tienen muy creído), así que me esforcé por hablar como a los tontitos cuando ella estaba presente... evidentemente, cuando ella no está hablo normal (despacio en comparación a cuando estoy en Córdoba, pero normal en comparación a cuando estoy en cualquier otro sitio). Para esta Fortbildung, la gente ya hizo apuestas de si me iba a interumpir o no y de si me iba a decir que hablara más despacio y más fino (lo que aquí se conoce como Hochspanisch).

Lo primero que hicieron fue juntarnos para decir que escogieramos una foto que resumiera nuestra situación personal y no creerse que aunque es cierto que echamos de menos nuestra casa, podemos vivir con ello y no vamos llorando por los rincones a cada momento (nadie nos ha obligado a venir; la mayoría, si no todos, hemos estado ya fuera al menos un año y aunque no sabíamos con total seguridad lo que nos íbamos a encontrar, sí sabíamos lo que significa estar fuera de casa). El caso es que casi todo el mundo escogió fotos un poco caóticas (o demasiado relajadas), porque empezar en un sitio nunca es fácil y quien más quien menos todos hemos tenido algún problemilla; sin embargo yo que siempre le pongo al mal tiempo buena cara (incluso cuando no debería) pues me cogí una de muchas manos juntas (como cuando los jugadores de un equipo las juntan para decir ¡¡¡equipo equipo equipo!!!) porque he tenido un montón de suerte y en el cole todos somos una piña. Bueno, pues lo estaba intentando explicar y cuando dije "Bueno, puéh yo he ehcogido esta foto porque en el colegio somoh una piñ..." me salta "¡Dijimos que ibas a hablar Hochspanisch!" (Señoras que siendo la supuesta única nativa de las tres que daban el curso, son las que peor hablan y entienden el español... y se lo tienen muy creído... y son unas maleducadas... y como no conocen la expresión "somos una piña" se creen que me la invento).

En fín que el sistema educativo alemán tiene muchas buenas y otras que podrían mejorar. Por ejemplo, si les enseñan este español tan falso, luego Bettina llega a Córdoba y no entiende ni papa.

En resumen, que en las jornadas me lo he pasado muy bien por la gente, que he aprendido algunas cosas de Eva y Elke (las otras dos profes) y que mi venganza contra la coñofúh será terrible (o por lo menos graciosa que si es demasiado terrible, no me deja quedarme otro año, y no me quiero cerrar puertas).

jueves, 14 de octubre de 2010

Esslingen (2) Cal y arena

En realidad la entrada de Esslingen 2 era la que escribiré el sábado o el domingo, pero una Fortbildung del mündliche Abitur (el examen oral de la selectividad alemana) se ha cruzado en mi vida.
La fortbildung ha estado bastante interesante y he conocido a bastantes profes de español de la región (y casi la mitad o así son de España, increíble). Pero aparte del cursillo, la gente y las cervecillas de después, lo que destaca de hoy ha sido el tren (yo, a vueltas siempre con la Deutsche Bahn).

En Baden Württemberg existe una cosa que es el Baden Württemberg Ticket, con el que puedes viajar por todo el Land en cualquier medio de transporte (excepto en ICE e IC - Alta Velocidad y Larga Distancia) durante todo el día (o eso pensábamos).

Así que tanto Mar como yo nos compramos uno de esos tickets para ahorrarle dinero al Regierungspresidium (porque el viaje nos lo reembolsan) y nos montamos en el tren. (Nota: Lo compramos en la máquinas porque a esa hora las taquillas estaban más que cerradas). Bueno, pues allí que estábamos en el tren cuando pasa la revisora y cuando le enseñamos el ticket nos descubrió que el BW Ticket sólo es válido a partir de las nueve de la mañana y nos calzó una multa (que pensamos recurrir y que si no nos contestan en quince días prescribe porque el silencio administrativo también existe en Alemania). A pesar de que le explicamos que no lo sabíamos y que nosotros no nos colamos en el ten, sino que simplemente habíamos comprado un ticket equivocado que ¿por qué no podíamos simplemente pagar la diferencia?. Total que la tipa cuadriculada cual alemana ni nos quitó la multa ni nos ayudó en ningún momento y nos trató como si hubierámos querido colarnos en el tren a cara perro.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Antes he dicho "cuadriculada cual alemana". Mi culpa. Los alemanes no son cuadriculados en general (aunque algunos son MUUUY cuadriculados como nos demostró la tipa). Porque en el mismo vagón también había más gente, y se pusieron bastantes personas (entre ellas un señor muy inteligente, inteligente no sólo por defendernos, sino por todo lo que decía) a defendernos y en contra de la revisora; diciéndole que estaba haciendo realmente mal su trabajo y que si la Deutsche Bahn tiene el enorme déficit que tiene es porque no saben tratar al cliente (lo que es totalmente cierto).

Pues eso, que aparte del incidente del tren (del que me quedo no con la estúpida de la revisora y la del Reisezentrum de después que ha sido casi peor, sino con el señor y las dos chicas que nos han defendido a capa y espada en el vagón cuando han visto que no queríamos colarnos, sino que ha sido un error por no conocer las máquinas infernales, que no hay quien las entienda desde que las han cambiado). Aparte de lo del tren, la Fortbildung bastante bien y muy interesante... sobre todo si me quedo otro año, porque éste no preparo a nadie para Abitur.

Pero estoy agotado (se nota en la ínfima calidad de la entrada) y mañana otra vez Fortbildung ¡¡¡esto es un no parar!!!

miércoles, 13 de octubre de 2010

¡¡¡¡¡¡Finde!!!!!!

Sí, vale, la mayoría de quienes leéis este blog (incluso los que ven sólo la foto de la medusa que está por ahí perdida y que no dejan de buscar desde México) no trabajasteis ayer; así que pensaréis ¡¡que tío más flojo que casi no ha acabado el puente y ya se quiere ir de finde!!

Pues no, queridos lectores, porque aquí en Alemania no hemos tenido ni puente, ni festivo, ni nada por el estilo (Paula y Aitor, mis recién incorporados lectores, lo sabéis muy bien); así que Antoñito se tiene que buscar las habichuelas para descansar y empezar este finde un jueves (ya que no pude acabar el anterior un martes) y mañana me voy de Fortbildung a Esslingen y el viernes y el sábado otra vez (y puede que el lunes otra, pero eso está todavía MUUUY en el aire... y sí, sería la caña porque además tiene pinta de ser muy útil y práctica).
Así que ni mañana ni pasado voy a clase... bueno, a DAR clase, que lo que voy es a recibir clases, que la verdad es que es un soplo de aire fresco, y más después de un día como hoy que ha tenido sus altibajos.

Momento chungo del día: Cuando he tenido que echar a un niño de clase después de que llevara casi toda la hora tocándome las narices y no dejando trabajar a los demás. Luego me ha preguntado: ¿Me puedo borrar de inglés? Y la respuesta que me hubiera gustado darle era: Muy gustosamente firmo yo donde haya que firmar para que no vuelvas por aquí. Sin embargo fue: Tienes que hablar con el jefe de estudios (porque inglés es obligatorio, y creo que no se pueden borrar así de alegremente, pero uno ya lo hizo, así que no sé).

Luego he tenido clase de español. TODOS mis alumnos de español son adorables (a veces un poco flojos algunos, pero adorables al fin y a cabo). Así que me he animado un poco, de todas formas cuando he llegado me han dicho ¡¡que motivado viene señor Rísquez!!... y no; aunque ver a un alemán usando y comprendiendo la ironía podría ser el momento surrealista del día (¡¡ay, mi adorada ironía, cómo la echo de menos en este país!!), ése no ha sido el momento surrealista, el momento surrealista ha sido otro.

Momento surrealista del día: En esa misma clase de español estaban mis alumnas (y el único chico que hay) haciendo no me acuerdo qué y yo me pasaba por las mesas para ayudarles y que me preguntaran y de repente me salta una "¿Por qué en España se tiran tomates unos a otros?" Total que después de reeaccionar y saber de qué me hablaba le he explicado que es una fiesta y tal y me ha preguntado otra "¿Y usted ha ido?" Y cuando le he dicho que no, pero que ojalá, me salta "Pero ¿ni si quiera de niño le tiraba tomates a la gente?" y yo me he quedado a cuadros pensando "¿Pero esta niña como ha llegado a ser tan grande (me saca tres cabezas) si le tiraba tomates a la gente de chica? ¿no la corrían a gorrazos en su pueblo?"

Momento MÁS surrealista: Cuando una de las dos de antes (ya no me acuerdo de cual) me ha preguntado "¿podemos ver una corrida de toros aquí en clase?" y ante la cara que habré puesto (de forma inconsciente) me ha dicho "Que sí, hombre, que eso es Landeskunde"(1).

Momento glotón: como hoy Natascha (la profe del ciclo de cocina que nos ama y nos mima a los dos españoles) estaba mala, pues no hemos comido en la escuela, así que nos hemos ido al Tryncino y me he tomado unos gnoccis con una salsa de nata y espinacas que tiraba para atrás de lo buena que estaba, pero claro, es la pasta que más llena... con deciros que son las diez y media y que todavía ni he cenado ni tengo hambre (¡¡yo, que tengo SIEMPRE hambre!!)

Momento éxtasis: toda la tarde. Ni he corregido, ni he preparado clases, ni me he preocupado por nada, sólo por apuntarme a los grupos más despojos del facebook.

Momento super feliz: incluso mejor que no tener que hacer nada en toda la tarde ha sido saber que ya están sacando a los mineros enterrados en Chile (y que probablemnte cuando leáis esto ya estarán todos fuera).

Hale sed felices y feliz fin de semana... ah, no, que vosotros hoy estáis de lunes.

(1) "Landeskunde" es la parte de la enseñanza de una lengua extranjera que se dedica a la cultura de la lengua que se enseña. Es algo parecido a lo que ahora se llama "competencia cultural y sociocultural de la lengua extranjera".

martes, 12 de octubre de 2010

¿A qué estamos hoy?

Ya sé que es martes, pero en realidad yo ya estoy de jueves (sí ya sé que muchos estáis de domingo, pero como aquí no se habla español pues no es fiesta), aunque de verdad, de verdad lo que tengo es una actitud de viernes porque estoy tan cansado como al final de un lunes y tengo que preparar cosas para mañana miércoles... menos mal que esta semana tengo formación y el sábado se me adelanta dos días.

Vamos que tengo que preparar clases (y otro test) y corregir para mañana, pero no tengo ganas... y menos después de la siesta que me acabo de pegar.

Por cierto, como no tengo ganas de ná... ¿os habéis enterado de lo que le ha pasado a la princesa DE pueblo?

domingo, 10 de octubre de 2010

No rutina

El otro día hablaba de las rutinas diarias, de cómo son los días entre semana. Chateando con José Alberto el viernes le contaba que mi planazo para este finde era irme el sábado a Crailsheim (a 20 minutos en tren) a tomarme una cerveza, eso para que os hagáis una idea del lugar donde vivo, que no tenemos ni siquiera bares de karaoke o un triste Sporties donde tomarnos una birrilla mientras NO vemos los deportes que echan por la tele.

Pero ¿qué pasa cuando haces planes para salir y que sea la mejor noche de tu vida? Pues que el final todo se va al garete y que la noche acaba siendo un fiasco. ¿Qué pasa cuando vas a tomarte una cervecilla de tranqui? Pues que te lían y al final acabas llegando a tu casa a las nueve.

Vamos que ayer estábamos allí en el irlandés de Crailsheim Paula, Amadora y yo y veinte minutos antes de que saliera el último tren de vuelta a mi casa salta Amadora "Oye y ¿si ahora después nos vamos a la discoteca?" Y como la cabra siempre tira al monte y a mí me gusta más la fiesta que a un tonto un lápiz, Antoñito el que suscribe (y sus escribe) esta noche ha salido de fiesta en Crailsheim; totalmente surrealista casi en chándal y con las zapatillas de deporte llenas de barro, pero de fiesta al fin y al cabo.

Lo mejor de todo, que por increíble que parezca NO TENGO RESACA. Y ahora toca ponerse a trabajar.

Edito: Acabo de darme cuenta de que esta entreada está desestructuradísima y deslabazadísima, lo mismo sí que me han afectado las cervecillas mñas de lo que yo creía.