viernes, 6 de noviembre de 2009

Ida y vuelta en 24 horas

Ida y vuelta en 24 horas, sí, pero ¿adónde? y ¿desde dónde? Porque si es ida y vuelta al mercadona de tu barrio en 24 horas (22 horas 45 minutos para ser más exacto) pues ya te vale, hijo, que los he visto mpas rápidos... y estaban muertos.
Pues no, no ha sido al mercadona, ha sido desde Córdoba (¿cómo no?) y hasta Logroño, como las burbujitas. Que oye, si vives en Filadelfia y estás tan ocupadísimo que no actualizas tu blog, a lo mejor te parece poco, pero para los que hemos vuelto a casa es un pasote. (Y yo estoy reventao).
Y eso ¿pa qué? Pues mira, casi que par aechar el rato, pero bueno, el tiempo lo dirá; el caso es que en realidad ha sido para hacer un exámen para entrar a formar parte de una bolsa de sustituciones de secundaria (sí señores, me he cruzado España entera, para que a lo mejor, puede ser que me metan en una bolsa de trabajo, de la que con muchsísima suerte me llamen de aquí a que se apague el Sol y de esa forma adolescentes encabronados puedan pasar del profe de inglés con acento raro... y yo cobrar por ello, que es el quid de la cuestión). La cosa fue más o menos así:
A las 7 de a mañana me cogí mi tren a Madrid (por lo menos viajé en Preferente con precios de Turista... si al final todo son ventajas), allí me cogí mis metros y llegué en diez minutos (chispamásoménos) a Avenida América y hora y media después (más aburrido que una ostra) me puso rumbo a Logroño, sentado justo al lado de Polanco (¿pero este hombre no se había muerto? Pues no, pero ahora va de incógnito y viaja de Madrid a Soria en ALSA); menos mal que el día de ants me bajé los podcast del Monaguillo y el viaje se me hizo más soportable (a lo mejor la gente pensaba un poco raro de un tío que se descojona el solito... pero peor pensarían si supieran de los pegos que me reía).
Bueno, el caso es que al final llegué a la ciudad de los menos mil grados y los vientos de 800 km/hora, me tomé un cafelito en el pato borracho y me fuí pa la EOI a hacer el exámen. Y el exámen ¿cómo fue? eso es lo de menos... bueno, en realidad no fue tan mal, la cosa es a ver qué es lo que consideran apto y no apto, de todas formas creo que en general bien. Y cuando acabé me fuí a la estación de autobuses a esperar otra hora y media a que saliera mi autobús. ¿Y cómo? Pues nada, frikeando, vaya que me puse a leer "Breve historia del Tiempo" (culto que es uno), y se me sienta al lao el típico viejo de pueblo norteño se saca su minipuro y se pone a fumar. ¿Habéis olido alguna vez un puro mientras alguien se lo fuma? Pues es vomitivo, vaya que me empezaron a dar arcadas, me metí al recibidor de la esación y allí entre una ancianita "adorable" que miraba sospechando de todo el mundo y un montón de humahuqueños seguí con los quarks y los agujeros negros. Cuando dieron las siete, me monté en el bus y seguí con el Monaguillo (mala idea, acabé un poco jarto), me medio dormí un rato (todavía no sé cómo) y a las once llegué a Madrid.
Allí me tomé una cervecilla con unos amigos, por poco pierdo el bus de vuelta pa Córdoba (bueno, en realidad no, llegué con veinte minutos de margen a la estación; pero eso para la mayoría de mi familia provoca reacciones como "¡¡¡¡PERO BUENO, QUE POR POCO LO PIERDES!!!!!!, por eso es mejor a veces simplemente no decir nada).
Y nada, poco antes de las seis llegué de vuelta a Córdoba y de vuelta pa casa. Que triste es volver a casa y ver cómo la gente vuelve de juerga tó borrachos y tú con la cara de perro y cansado hasta decir basta con tu mochila, lo único bueno es que después de dormir igual que los borrachos (desde por la mañana emprano hasta mediodía) por lo menos no tengo resaca.

2 comentarios:

Santiago dijo...

JODER! De Córdoba a Logroño y de Logroño a Córdoba en un día!!! Pero qué coño te ha dado a ti con Logroño (nunca mejor dicho) Ya veo que la descripción que haces de las gentes del norte no es nada solidaria, será que ellos no tienen esa gracia andaluza que vosotros derrocháis a diestro y siniestro! Lo dicho que el viaje tiene su mérito y a ti únicamente por las palizas que te das viajando yendo de EOI en EOI y tiro porque me toca (no olvidemos la odisea de Estambul)te deberían dar trabajo pero ya!! Si vuelven a hacer alguna programa de esos de sorpresas o menudo es mi abuelo en Antena 3, no te preocupes q yo enviaré tu historia

Antonio dijo...

¿Te acuerdas de lo de Estambul? Pues esta semana estuve otra vez en Murcia y ¿sabes qué pasó? pues lo mismo que cuando Estambul, que ¿a qué fuíste a Graná? Pues eso, de tapas y ya está