domingo, 29 de agosto de 2010

I'm taking (and have taken) much more than one more step

El 26 de septiembre de 2005 escribí "Hoy hace 20 dias que llegué a Berlín. Es el periodo de tiempo más largo que he estado fuera de mi casa. Ahora se cómo se sentía Sam cuando cruzó el límite de la Comarca" (insertaría el vídeo, pero no se puede).

Hoy casi 5 años después (con una alegría ronera interesante, y después de una noche rara... o no tan rara) me siento bien. He hablado con alguien (que seguramente no leerá est blog) que me ha hecho recordar todo lo bueno y lo malo que supone salir del nido, echar a volar, irse de Erasmus (el equivalente actual, unisex y no-castrense de irse de casa para hacer la mili). Ser dueño de las consecuencias de tus propios actos, quedarte sin comida por no haber ido a comprar, ser libre y dueño y señor de tí mismo (con lo bueno y lo malo que conlleva), no tener a tu familia cerca y buscarte una nueva familia con gente como tú... y sobre todo la depresión post-erasmus que conlleva volver y que yo (parece ser que con un síndrome de Peter Pan de no te menées) me niego a asumir.

Por eso, aunque tendría que hablar de lo de putísima madre que me lo he pasado en Conil, de lo que me apenan las aflecciones estomacales de los re-peregrinos (aunque ya sabéis que no hay dos sin tres... Caminos, no vueltas inesperadas), de lo flipando que estoy porque me quedan menos de diez días para volver a Alemania (y que todavia no me lo creo), y de las ganas que tengo de que acabe el verano en mi Tordesillas particular; pues no hablo de nada de eso, porque aparte de que no tengo ganas, no estoy borracho, pero sí achispadillo, son las siete de la mañana y ¡¡que coño!! no tengo ganas ni fuerzas.

Ale, sed felices.

1 comentario:

Orologiaio dijo...

"...irse de Erasmus (el equivalente actual, unisex y no-castrense de irse de casa para hacer la mili)"

Por favor, patenta la frase a la voz de YA.