viernes, 11 de enero de 2013

Volviendo a la rutina

Y poco a poco, casi sin darme cuenta ya ha pasado la primera semana de vuelta en Osna. Lo malo de volver a la rutina son esas pequeñas que haces automáticamente, y a las que después de las vacaciones te tienes que volver a acostumbrar.

Por ejemplo, ayer volví al gimnasio después de casi un mes (exactamente 27 días) rascándome la barriga. Al principio fue bien, pero hubo un momento en que por poco me dio un tirón en la parte baja de los michelines, en serio ¿te puede dar un tirón ahí? Yo pasé un momento de tensión, es como cuando estás durmiendo y te da un tirón en el gemelo y te tienes que poner a andar para que se te pase, pues igual, pero no me iba a tirar al suelo del gimnasio y ponerme a reptar como una anaconda, menos mal que al final no fue nada y pude seguir dale que te pego, porque vaya perfil hitchcockeriano que se me ha puesto.

Hoy he vuelto a clase de árabe. Antes de Navidad era uno de los mejores de la clase, pero falté a la última clase porque estaba en Stuttgart y ¡cómo se nota! Incluso había letras que se me habían olvidado, hoy apenas podía leer palabras supersencillas, y casi no reconocía los nombres propios.

Eso sí, esta semana me ha pasado algo muy bueno que nunca pensé que me pasaría. Después de dos años y pico madrugando y sufriendo por madrugar, el otro día me levanté a las seis y cuarto de la mañana fresco como una rosa, desayuné, me duché y mucho antes que de costumbre ya estaba saliendo por la puerta, y así toda la semana. Al final va a resultar que eso de levantarse a la seis de la mañana va a ser más normal de lo que pensaba antes de venir a Alemania. A los alemanes por lo menos les parece lo más normal del mundo, es más, para ellos, levantarse a las siete de la mañana no es madrugar, es levantarse muy tarde. Una curiosidad sobre el idioma (que modela la mentalidad de los hablantes): en alemán no existe una palabra para "madrugar", para expresar ese concepto hay que decir "levantarse temprano" (früh aufstehen). El concepto existe, pero el hecho de que no haya una palabra (con todas sus connotaciones) le resta fuerza ¿O acaso me vais a decir que cuando oís "hoy he tenido que levantarme temprano" y "hoy he tenido que madrugar" la segunda opción no denota más fastidio e incluso que quien la dice se ha tenido que levantar antes que quien ha dicho la primera opción?

Y hablando de Alemania y rutinas. Una de mis rutinas es internet (intennneeeeeee) y soy relativamente activo en el Twitter, precisamente a través de Twitter me ha llegado un enlace a esta entrada de otro blog: http://javisarrio.com/2013/01/09/dos-casos-de-corrupcion-en-alemania/ Cuando estuve en España en Semana Santa coleaba todavía el escándalo del ex-presidente alemán Christian Wulff (paisano mío ahora que vivo en Osnabrück, por cierto), escándalo por el que dimitió/fue obligado a dimitir, lo que sirvió para dos cosas. La primera es que la mayoría de los españoles se enteraron de que en Alemania una persona es el Canciller (Jefe del Gobierno) y otra es el Presidente (Jefe de Estado); además está prohibido por la Constitución que la misma persona asuma los dos cargos, porque la última vez que eso ocurrió se lió MUY parda. La segunda cosa para la que sirvió fue para tener la siguiente conversación con mi hermana:

- Pero ¿a qué viene tanto escándalo? ¿qué hizo?
- En su época de Presidente de Niedersachsen, recibió un préstamo en condiciones extremadamente ventajosas de ciertos banqueros amigos suyos.
- Y ¿cuál es el problema?

El problema es que a los españoles nos parece normal que un político se aproveche de su posición de poder para recibir favores personales... favores que en algún momento tendrá que devolver, seguramente valiéndose de esa misma posición de poder.

Y ya para acabar, adivinad quién está reestrenando unos calcetines que ha heredado le han regalado esta Navidad.

5 comentarios:

mortiziia dijo...

Levantarse temprano es lo mejor de lo mejor. Madrugar no. Madrugar es levantarse de madrugada (y madrugada solamente es antes de las 5 de la mañana). Si llegas a tu casa a las 6 de la mañana no dices "llegué de madrugada", ¿verdad? xD

Yo también le intenté explicar a un amigo lo de Wulff y no daba crédito que en Alemania un individuo en cualquier cargo (no ya el presi, sino un concejalucho de tercera división) pudiera llegar a dimitir por ¡¡obtener un crédito de 500.000 euros en condiciones ventajosas!!

afra dijo...

Si llego a las 6 de la mañana digo "llegué temprano, a primera hora" XD

mortiziia dijo...

A mí es que ya se me ha olvidado lo que decía en esos casos. Como llego a la hora de la Cenicienta desde hace años he perdido bastante perspectiva.

afra dijo...

Jajajaja, yo he hecho un curso intensivo esta Navidad

mortiziia dijo...

¿Esta Navidad? xD Pero si estás en curso intensivo permanente, que te gusta más la jarana que a un gitano un campo melones.