viernes, 27 de marzo de 2009

Los plazos y yo

Ya desde chiquitito siempre llegaba tarde (auqnue no de forma tan épica como cierto habitante de la pérfida Albión) y eso cuando vives en Alemania puede ser un problema, así que tuve que ponerme las pilas y no llegar nunca tarde a ninguna cita (y más dependiendo de los trenes alemanes, que siempre son impuntuales, bueno siempre no, justo el día que tú vas tarde, los maquinistas deciden ser puntuales, pero eso es otra historia). Y esto ¿a qué viene?

Pues viene a que el finde pasado estuve en Frankfurt y concí a tres personajillos que me alegraron el finde, Frankfurt, Lorelei, Venlo y algunas cosillas más y me recordaron como se habla sin palabras y lo que me gusta hacer el ganso en un tren alemán... pero no tengo tiempo para contarlo. (no os preocupéis que la entrada kilometric aestá en proceso, de esa no os libráis tan fácilemente).

Viene a que este finde me voy a París y con "este finde" quiero decir "dentro de dos horas" y todavía no tengo ni el equipaje hecho ni la cocina limpia, ni estoy duchado y afeitado.

Y viene a que prefiero estar aaquí escribiendo en vez de hacer lo que tengo que hacer, vaya que se me viene e tiempo encima ¡¡¡¡¡QUE ESTRESANTE ES LA VIDA DE UN AUXILIAR DE CONVERSACIÓN!!!!!! (nótese la ironía)

2 comentarios:

Rafaeldelcarlos dijo...

Se nota se nota. Por cierto... un >_< por la imagen escogida. Y si me dices como se llama el personajillo que siempre llega tarde voy y le digo algo, ya que a mi tb me pilla por la lejana GB. Pasalo genial en paris (joputa... tu sabes en que tono lo digo)

Orologiaio dijo...

El status de "personajillo" me llena de orgullo y satisfacción...

Has sido la revelación de nuestro "train trip", querido.

He dicho.