domingo, 27 de noviembre de 2011

Barroco-kebab connection

¿Qué tienen en común el famoso mercado navideño barroco de Ludwisburg y el kebab más chungo de Heilbronn abierto a las cuatro y media de la madrugada?
La respuesta es evidente: nosotros.

Y ¿cómo se llega de uno de los mercados navideños con más solera a una de las peores tradiciones juveniles alemanas? Respuesta corta: cogiendo el tren y aprovechándose de las casualidades.

Pero como sé que no sois de respuestas cortas, mejor os cuento todo desde el principio.

El viernes venía Iza de visita y llegaba a las doce, y un poco antes tenía que llegar Sonia. Así que nada más salir del cole, puse en marcha el horno y poco antes de que llegaran ya estaban hechos un pan preñao y un bizcocho de limón (reconozco mis límites, pero sinceramente tengo que decir que cada vez soy mejor cocinero).

A las nueve y media llegó Sonia, y conforme soltó su maletilla en mi casa, pusimos rumbo al Mercado de navidad a inaugurar la temporada de Glühwein, nos pedimos uno, nos quedamos con la taza y de vuelta para mi casa cenar y a esperar a Iza.

Cuando Iza llegó, planeamos el día siguiente mientras (re)cenábamos y charlábamos (creo que antes de venir aquí no usaba tanto el verbo "charlar"). El plan era vistar los mercados de Ludwisburg, Esslingen y, si daba tiempo, el de Heilbronn (porque ayer cerraba a las once en vez de a su horario habitual de las nueve de la noche).

El sábado nos levantamos, le hicimos a Iza la visita panorámica de Öhringen, y nos montamos en el tren camino de Ludwisburg; en Heilbronn se nos unió Cristina y un rato después estábamos llegando al mercado de Ludwisburg.

No te digo ná y te lo digo tó. El mercado de Ludwisburg será muy famoso y será todo lo que tú quieras, pero de barroco aquello no tiene nada (o a lo mejor es porque ayer hacía calorcito y un mercado de de navidad con temperaturas por encima de 0 grados no es un mercado de navidad auténtico). Es "barroco" porque está en la plaza de la iglesia, que sí es barroca (por lo menos por fuera, que no entramos a verla por dentro). Pero igual que no hay quinto malo, no hay mercado de navidad que decepcione. Allí que nos tomamos nuestras salchichas y nuestro Glühwein, pero no por el hecho de bebernos ese "delicioso" vino tinto caliente con especias (eso ya lo sabéis) sino por la consabida taza de mercado de navidad (que uno tiene que pensar en el futuro y eso significa que me tengo que montar un ajuar en condiciones, jejeje). Allí se nos unieron durante un rato María y Martin, que luego volverían en el mercado de Esslingen, y nos descubrirían (sobre todo Martin) algo, pero... todo a su debido tiempo.

La siguiente parada fue el famoso mercado medieval de Esslingen (sí, este finde ha consisitido en viajar en el tiempo a través de los mercados de navidad). Pero ése ya lo concíamos, así que tampoco nos sorprendió mucho. Eso sí, esta vez cayeron unos Maultauschen con huevo para chuparse los dedos (más la consabida taza para añadir a la colección). Y al rato, cuando el mercado ya no daba más de sí, nos cogimos un tren directo a Heilbronn.

Llegamos a Heilbronn muertos, pero conseguir una taza más para el ajuar la colección bien merece la pena aguantar un poco en el mercado (además habíamos quedado con María y Martin). Nos dimos un paseíto de la estación al mercado (que es bastante más pequeño que el Weindorf, ver para creer), esperamos bebiendo agua a que llegaran María y Martin y cuando llegaron se pidieron un Feuerzangenbowle (versión rápida: como una Queimada, pero sin Conxuro y con ron en vez de Orujo, o más rápida todavía, como el Ron cremat), que está mejor que el Glühwein (¡¡¡¡¡BLASFEMIA BLASFEMIA!!!!!!). Pero como soy así, pues en vez de un Feuerzangenbowle, me pedí el último Glühwein de la noche. Y en eso estábamos, ya acabándonos nuestro último vino del fin de semana, dispuestos a darnos dos besos y decirnos "adios muy buenas, que ustedes duerman bien" cuando de repente una muchachada que había detrás nuestra nos dijo con un perfecto acento compostelano "ah ¿pero sois españoles?" y ahí comenzó la noche.

Y es que cuando cuatro gallegos y un barcelonés (pero que ya era casi más gallego que catalán) te hacen esa preguntan en una ciudad con encanto alemana a las ocho de la tarde sabes que para que la noche acabe mal, alguien tiene que cagarla mucho, pero mucho mucho (spoiler: nadie la cagó). Nos pusimos a hablar y a reir. A concernos en definitiva, y al final preguntaron "¿sabéis donde se puede beber una cerveza por aquí?". ¿Conocéis esa sensación de encontrarte de repente con alguien a quien no conoces absolutamente de nada y caeros bien desde el principio? Pues algo así ocurrió.

En un principio sólo íbamos a guiarles al bar, pero una vez dentro vimos que tenían Bierkeller (es decir, cerveza que elaboran ellos mismos en el sótano - es decir, la mejor cerveza de todas). Bueno, pues allí estábamos dos grupos de perfectos desconocidos alrededor de una mesa hablando de todo un poco, contándoles nuestra experiencia en Alemania, oyendo de su viaje por este país y recomendándoles dónde ir después. En ese momento nos presentamos (en serio, hasta ese momento no nos habíamos dicho los nombres). Una cosa llevó a la otra, a rianxeira llevó a las canciones singvergüenzas de Iza y al final acabamos los nueve cantando villancicos, hasta tal punto que un cliente nos dijo que bajáramos la voz. Así que bajamos la voz y seguimos cantando hasta que ya la camarera nos trajo la cuenta (después haber subido todas las sillas encima de las otras mesas).

Iza, Sonia y yo nos fuimos a coger el S-Bahn mientras íbamos los nueve cantando villancicos a pleno pulmón por la calle (en serio, os parecerá una tontería, pero cuando llevas tiempo viviendo aquí, cantar villancicos en la calle - o simplemente hablar a un volumen más alto que un susurro - te hace sentirte muchísimo más cerca de casa) hasta que llegamos a la estación del S-Bahn. Llegamos a tiempo... a tiempo para decirle adiós con la mano, ver como se alejaba y tardar medio nanosegundo en decidir que nos íbamos de fiesta con los gallegos porque el siguiente era el primero de la mañana, cuatro horas después.

Así que pusimos rumbo a explorar la noche de Heilbronn. Después de descartar varios locales por caros o porque estaban a punto de cerrar, al final acabamos en el Caipirinha, donde casi no bebimos nada, pero no paramos de bailar y pasárnolo bien. E incluso hubo quien ligó y rechazó a sus pretendientes. Hasta que llegó el momento en que ya el cuerpo dijo "basta".

Después de una búsqueda totalmente infructuosa de un lugar donde comer (os recuerdo que desde Esslingen no habíamos probado bocado), Cristina se fue a su casa. Los ocho la acompañamos y de vuelta de su casa para la estación (de donde salía nuestro S-Bahn y donde estaba el hotel de los gallegos) encontramos un kebab abierto a las cuatro y media de la mañana (en España sería algo así como encontrárselo abierto a las siete de la mañana). Mira que no era nada del otro mundo (de hecho, en condiciones normales nunca habría entrado), pero es el kebab que más rico me ha sabido en toda mi vida. Cuando acabamos de comer, dejamos a los gallegos en su hotel, esperamos diez minutos a que saliera nuestro S-Bahn y a las 6:30 estábamos calentitos en la cama.

Sólo nos bebimos dos cervezas (tamaño normal, no tamaño alemán), sólo estuvimos sobre hora y media bailando y de hecho, al final acabamos caminando en total casi más tiempo del que estuvimos en cualquiera de los bares. Pero ha sido una noche de esas que echaba de menos, de esas en las que me olvido de los exámenes y de la Vorbildfunktion, de esas de simplemente pasártelo bien en buena compañía sin que te importe nada más. De esas que hacen que a veces me crea que Berlín SÍ es parte de Alemania.

Y esta mñana el menda lerenda estaba como los niños buenos a las diez y media en planta y después de un café y un poco de bizcocho casero ya estaba corrigiéndo exámenes, mientras Sonia e Iza dormían. Que quien tiene cuerpo para irse de fiesta, también lo tiene para trabajar.

7 comentarios:

Sonia dijo...

Mi maleta agradece que la hayas referido en tu entrada, pero ¿Maultauschen!!!??? Qué me da algo cada vez que lo oigo, sobretodo de cierta personilla de Joringuen :)
Un beso!

Inma dijo...

no serias tú el que ligo, no?????

afra dijo...

Sonia, míralo bien, que lo he escrito con la U tachada para que se vea bien que es Maultaschen. Algún día tendré que referir también al Peterle.

Inma, ¿tú me has visto? ¿Cómo voy a ser yo el que ligué? Yo era el que se descojonaba mientras los más personajes le intentaban entrar a nuestras chicas.

wonkham dijo...

Esta entrada me estaba llamando a voces para que viniera a comentar, así que aquí estoy :D.

Lo primero, me encanta eso de «ciudad alemana con encanto». Nunca pensé que leería tal cosa sobre HN, salvo que lo hubiera escrito servidora cuando le entra la vena nostálgica.

Y a propósito de la vena nostálgica... quiero volver a caminar por la Sülmerstraße y pasar al lado del Caipirinha, y entrar al Alex, que es de esos bares alemanes que me gustan. Pero aún más me gusta el Lehner's que está justo antes del puente viniendo desde la estación, donde volvería a pedir una patata asada con tiras de pollo. Y aunque aquí también tengo mercados de navidad, no olvido mi primer Glühwein, cinco años ha. Ay. Si no lo conoces, no dejes de ir al Weihnachtsmarkt de Bad Wimpfen, es encantador.

Por curiosidad, ¿dónde fue la Kellerbier?

afra dijo...

Wonkham, menos mal que comentas y das ideas para hacer en Heilbronn, porque no conozco demasiado bien la ciudad, ya sé más sitios para ir la próxima vez :)

La Kellerbier fue en el Barfüßer, en Karlstraße con Alle y me encantó. La próxima vez que vaya a Heilbronn (que será antes de navidad para conseguir otra taza, que la mía ya no me acuerdo a quien se la dí) tengo que volver porque es de las cervezas que más me han gustado.

A Bad Wimpfen ya fui el año pasado. Y nuestra intención era volver el domingo, pero al final nos fuimos a la cama mucho más tarde de lo que habíamos pensado, así que lo tendré que dejar para otro finde.

Por cierto el Alex era nuestra primera opción justo cuando salimos del Caipirinha, pero ya estaban recogiendo y nos dijeron que nos fuéramos a casa que ya tenían Feierabend.

Ah, y otra cosa tengo que decirte que desde la última vez que me comentaste, cada vez veo más las cosas positivas de Öhringen :) (aunque tampoco dejo de ver las negativas)

wonkham dijo...

Aaah, sí, tenía que haber pensado en las cervezas caseras del Barfüßer. A mí me gustaba la Blonde. Pues si no recuerdo mal, puedes comprar un barril y llevártela a casa (con Pfand, por supuesto XD).

La verdad es que fue muy atrevido por mi parte defender Öhringen sin conocerla, pero en mi defensa diré que fue una reacción alérgica al término «mierdapueblo». Ya me imaginaba a un teutón llamando Scheißdorf a Ronda o a Montilla. Me alegro de todas formas en lo que a las cosas positivas de Öhringen se refiere. Y me alegro también por poder leerte, mach weiter!

mortiziia dijo...

La frase final me ha encantado, ¿entrenaron a todas las madres de España en la misma escuela? Además, si seguro que te levantaste como una rosa... ein Döner macht schöner!