miércoles, 20 de julio de 2011

Saudade

Es julio, 20 de julio para ser más exactos. Mañana hará dos años que nació cierta personajilla que me llama "tito" y a veces me llama "padrino" (bueno, en realidad dice algo parecido y sólo quienes sabemos escuchar podemos comprender lo que dice).
Esa personajilla y sus padres han estado aquí desde el viernes, y esta mañana se han ido, han seguido su periplo por Europa, ya de vuelta a casa. Estos seis días han sido geniales, nos hemos mojado, nos hemos reído, hemos jugado, hemos conducido (bueno, sólo han conducido mi cuñado y mi hermana, mi sobrina y yo hemos ido detrás).
Pero ya se han ido. Esta mañana, para ser exactos. Entre eso y la lluvia (porque lleva lloviendo casi sin parar todo el día, igual que estuvo el domingo) no estoy hoy muy animado. Pero al menos tengo varias cosas claras.
Una de esas cosas que tengo claras (que no tiene nada que ver con todo lo anterior) es que sigo aquí el año que viene. Ya lo sabía, pero este mediodía he firmado la renovación del contrato, así que al menos hasta julio de 2012 seguiré siendo Herr Rísquez 23 horas a la semana.
Los detalles de estos días, permitidme que me los guarde, que otro día ya si eso, os los iré contando... ya si eso.

Y aquellos a quienes os gustan las entradas largas tanto como a mí tendréis que esperar a otro día que esté más animado.

4 comentarios:

Turzi dijo...

Ánimo, conde de Öhringen, y descanse usted mientras pueda... que el viernes desembarcaremos (aún no sé si en coche o en dornas) en su castillo con ganas de fiesta.
Un abrazo bajo la lluvia,
A.

afra dijo...

¿Descansar? Pero si ahora tengo que ordenar TOOODO mi piso otra vez. Que me encanta que esté aquí mi sobrina, pero es un terremoto, jejeje.
Lo del viernes ya me está dando ánimos.

Un abrazo del Fürst de Öhringen

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

Tus entradas gustan siempre: cortas, largas o tamaño tweet :)
Ánimo, que en un par de días seguro que ves las cosas de otra manera... los niños, para lo poco que ocupan, suelen dejar huecos demasiado difíciles de rellenar... pero es cuestión de perspectiva, como para casi todo ;)
Abrazo gordo, Herr Rísquez!!

afra dijo...

Gracias por los ánimos. Ha sido ocupar la mente, preparar la última clase del año y empezar a pensar en positivo.

Otro abrazo gordo que cruza el Atlántico