jueves, 13 de enero de 2011

Jueves 13

Al final se me olvidó escribir una entrada el martes para conmemorar una fecha (11.01.11) que no se volverá a dar hasta dentro de un siglo (o una parecida hasta el 22 de febrero de dentro de once años, aunque para entonces no sé donde estaremos ni yo ni este blog).

En fín antes de ponerme a divagar y a pensar cómo y dónde estaba yo hace once años (en 1º de Bachillerato y sin imaginarme que algún día acabaría hablando alemán ¡¡qué horror!!) mejor me centro y escribo una entrada decente.

Esta semana al final se me ha pasado volando, entre correcciones (que no he acabado) y preparación de clases (que esas no acaban nunca), el estrés de tener la evaluaciones a la vuelta de la esquina (que se nos han echado prácticamente encima), el haberme comprado ya el billete para conocer al bichillo en Abril, y que ya he decidio que no me pongo a buscar piso en serio hasta que pasen las evaluaciones (hay que ver lo que me gusta una postergación ¡¡¡cosa mala, oiga!!!). Pues eso, que entre todas esas cosas, la semana ya se ha acabado y yo con estos pelos (bueno, más bien SIN estos pelos, que para algo me cuasi-rapé antes de volver).

En otro orden de cosas, como cada vez tengo menos ganas de hablar alemán en clase, mis alumnos lo están flipando, no oyen nada más que inglés y español (cada grupo el idioma que les corresponde, evidentemente) y acaban agotaditos perdidos.

Y como hoy (sí, hoy, trece de enero) me han dicho los de inglés "Happy New Year!" supongo que esa ha sido la última felicitación de año nuevo (aunque a lo mejor en el Bronx Brenz, como estamos mu locos, acabamos felictándonos el año nuevo ya entrada la segunda quincena de enero), así que ya va siendo hora de ponerse los típicos despropósitos de año nuevo (como véis tengo un problema personal con ellos, en las últimas cuatro entradas los he nombrado en todas) y como tengo personalidad múltiple (Antonio-amigo, Antonio-familia, Antonio-elquenohablahochspanisch, Antonio-profesor (también conocido como Herr Risquez, y que acaba hablando Hochspanisch incluso cuando no tiene por qué hacerlo), Antonio-elquesequedamirandolatrayectoriadeunamotadepolvoyselevalacabeza y un largo etcétera de Antonios) pues ahora le toca hablar al Antonio-bloguero.

El propósito para este año 2011 de Antonio-bloguero es escribir más entradas, pero que no sean truños, sino entradas en condiciones; lo cual entra en conflicto con el Antonio-profesor, que se tiene que prearar clases cada día y hacer más cosas para la escuela ¿cuál de los dos ganará? La respuesta en próximos episodios...

Aaaaaaaaaaaaaaadios.

1 comentario:

Orologiaio dijo...

Hoy estabas sembrao, no?

:)