lunes, 24 de enero de 2011

Razones para quemarse a lo bonzo

Una de las razones que llevaron a Mohamed Bouzazi a quemarse a lo bonzo en Túnez e iniciar de ese modo la Revolución de los Jazmines (¡que se creían los portugueses que sólo ellos iban a tener una revolución con nombre de flor!) fue que a pesar de estar altamente cualificado (de tener un título universitario, hablando en plata) su situación era muy precaria, pues vivía de lo que podía vender en su puesto ambulante. Hasta que le cerraron el chiringuito (nunca mejor dicho) y dijo “hasta aquí hemos llegado” y de esa forma encendió la mecha (¿qué me pasa hoy? estoy sembrao) de la revolución, derrocando de ese modo al dictador (no es que él derrocara personalmente a Ben Ali, pero ya me entendéis).

Pues bien, si él hubiera sido el único tunecino con una buena preparación, pero en una situación muy precaria, seguramente no habría habido ninguna Revolución de los Jazmines (es más seguramente no se habría inmolado); pero el caso, es que la suya no era una situación excepcional en Túnez y al final ha pasado lo que todos sabemos.

Otra de las noticias estrella de estos días ha sido que Merkel va a firmar unos convenios con Zapatero para que trabajadores cualificados españoles pueden venir a trabajar a Alemania; de hecho ya podían (en Alemania y en cualquier país de la Unión Europea, eso es lo que significa “Libre circulación y permiso de trabajo de los ciudadanos en toda la Unión”), supongo que lo que harán será simplemente facilitar aún más las cosas. Lo que nos recuerda que la situación de los jóvenes en España tiene ciertas similitudes con la de los jóvenes en Túnez (sobradamente preparados, recalco lo de que sobra preparación y lo de “parados”).

Quizá el precio de los productos básicos no está desorbitado (y recalco lo de quizá porque no tengo ni idea ¿a cómo están el pan, la leche… la gasolina, la vivienda…?) (¿Qué son “productos básicos”?) y quizá la situación política de España no sea tan dictatorial como en Túnez; aunque os recuerdo que en algunas Comunidades Autónomas el Partido no ha dejado el poder desde que existen las autonomías (y con “algunas” me refiero a tres que suponen el territorio de casi un 40% de España), y en otras la alternancia de poder a ha sido prácticamente anecdótica. Sin embargo, desde aquí les doy un consejo a los políticos (oye, que no todo va a ser criticar, que de vez en cuando también soy constructivo): señores y señoras, ándense con ojo, que cualquier día a un tipo se le pueden cruzar los cables y puede que no se líe a tiros, pero puede empezar una revolución de forma involuntaria (no creo que Mohamed Bouzazi tuviera en mente derrocar a Ben Ali e instaurar la democracia (ojalá ocurra así) en su país).

2 comentarios:

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

Qué miedito, los paralelismos...
Precisamente hablo yo de los nombres de las revoluciones en La Sinécdoque, no te parece suuuper romántico el momento florecillas-para-denominar-castañazos?

Abrazo :)

PD: quien haya dicho que tus entrads son infumables... no merece entrar en éste tu muy querido blog, Rísquez :P

Chente dijo...

Joder, y si nos juntamos 4, y cambiamos el mundo