lunes, 17 de enero de 2011

Un par de horitas

Al final no hubo deformación en Giengen con pulpito a la gallega y aguardiente o licor café, porque nuestro vigués más insigne se nos ha puesto malo. Así que el viernes después de estar cuatro horas de compras (o más bien "de compras", es lo que tiene irse de vacaciones y tener que rellenar la nevera) me encontré con mi gozo en un pozo y con que mi plan más emocionante iba a ser tomarme un café entre corrección y corrección de los exámenes.

Pero como lo último que se pierde es la esperanza, nuestras GUAPAS chicarronas del norte se montaron una (de)formación en menos que canta un gallo. Pero, claro, como ya me había hecho a la idea de no hacer nada el viernes por la tarde, pues eso hice, primero me rasqué un huevecillo, y luego me rasqué el otro, y como a las once y media estaba cansado, pues me fuí a la cama (¡que vida me pego!). Eso sí, el sábado el menda estaba a las ocho en punto en planta y corrigiendo para irse de fiestuqui (o algo parecido) el fin de semana.

Un par de horitas es lo que separa la sede de la deformación de esta semana y mi casa, así que cogí el tren sobre las cinco y a las siete allí nos teníais a los cuatro berufschulenlehrer del norte comiendo jamón y empanadillas en Tauberbischofsheim y luego dándolo todo en el superdiscotecón de la capital del Taberkreis [modo ironía off].

Al día siguiente, después de un marchonaco-paco que ríete tú de Ibiza (eso son antrazos al lado del Cello) [¿no habíamos quedado en que "modo ironía off"?]por supuesto nos levantamos tarde (he de admitir que el que estaba más muerto de todos era yo), pero no podíamos dejar de hacer turismo, así que nos fuímos a explorar los alrededores, incluído Bad Mergentheim (o lo que es lo mismo, somos nueve profes visitantes y me quedan por visitar sólo tres de nuestros pueblos).

Después de un fin de semana que ha estado bastante bien (y ha sido bastante espontáneo) me tocaba acabar de corregir y preparar las cositas para hoy. Sólo diré que el par de horitas del título no son las que separan Hessental de Tauberbischfsheim, sino que es todo lo que he dormido esta noche (y aún así, las clases esta mañana me han salido redondas... ¡¡¡si es que soy un crack!!!).

Ale, besetes.

3 comentarios:

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

Uy, pues no, no tenía nada que ver con lo que yo pensaba. Ya me parecía a mí extraño que fueras a escribir un post sobre el desplazamiento del Norte magnético del globo terráqueo (que sepas que se desplaza 60 km al año, y que se van a tener que cambiar todas las coordenadas de toooodos los sitios, inquietante, ¿verdad? Pues eso).

Sonia dijo...

Nos ha gustado mucho tu entrada, menos eso de " bastante bien".como que bastante???!!!estuvo MUY BIEN!!!
besos y abrazos (y no cuadriculados) las GUAPAS del norte!!

Anónimo dijo...

Aquí la Señora Torres, tengo que admitir que yo también lo pasé genial en la (de)formación del Norte aunque espero estar más fit pa la próxima, aunque la verdad es que oir y ver cómo bailan la macarena, y aún sin recuperarme, el asereje en algún lugar de BW del Norte no ha tenido precio!!! Un besazo enorme a los 3 y ánimo con la Woche!!! Muuaaa