sábado, 5 de marzo de 2011

Empezando las vacaciones

Pues ya estoy de vacaciones, y ¿cómo se empeizan las vacaciones? Pues con una fiesta, aber natürlich.

Ayer Amadora celebró su cumpleaños en Crailsheim. Bueno, en realidad lo celebraron ella y un compañero de su instituto, en casa del compañero, que vive en las afueras y hay que ir en coche (dato importante). Bueno, en realidad el día empezó a las seis de la mañana cuando me levanté para ir a trabajar (dato también importante).

El caso es que me recogió en coche en la estación de Craislheim, y luego nos fuimos a casa de su compañero, donde estaba ya su mujer cocinando, y nosotros nos pusimos a ayudarla y a cocinar arroz. Y, por supuesto, ya empezamos con las cervecitas, a todo esto que empezó a llegar la gente, y Amadora y yo tuvimos la siguiente conversación:

Amadora: ¿Luego cómo nos vamos a ir?

Yo: Pues como hemos venido, en coche.

A: Con lo que voy a beber yo luego no conduzco.

Y: Pues nos vamos andado.

Yo [modo pensamiento on]: Cachocabrona que me has hecho la trece catorce, que ahora nos tenemos que ir andando desde el culo del mundo a tu casa.

Luego recalculé, me dí cuenta, de que la distancia andando hasta su casa podía ser de sobre una hora, y que a estas alturas del año en Alemania a la hora que íbamos a terminar, el concepto que tiene un español de "FRÍO" se queda corto para describrir la temperatura ambiente de Crailsheim (¡¡¡Qué frase más barroca!!!). Y tome una decisión muy dura que alargó la vida de mi hígado quince años: después de la segunda cerveza me pasé al agua y la coca cola. Y menos mal, porque con lo cansado que estaba (recuerdo: me levanté a las seis de la mañana, estuve trabajando hasta la una, y desués me fuí a ver pisos) más alcohol me habría hecho entrar en modo gárgola, y cuando hay confianza, pues vale, pero en una casa llena de desconocidos, pues como que no.

El caso es que después de ver a Amadora y sus compañeros en todo sus esplendor, sobre las dos de la madrugadanos batimos en retirada los últimos de Filipinas (y también porque el dueño de la casa, el otro del cumpleaños, empezó a bajar las persianas, forma sutil de decirnos sin palabras "habrá que acostarse que esta familia querrá irse"). Aunque si por mí fuera, me habría ido bastante antes, no porque me lo estuviera pasándo mal, de hecho eran bastante simpáticos y tal, pero estaba cansadísimo y me estaba quedando dormido.

Y ¿cómo nos fuimos a su casa? Pues yo conduje.

Antes de nada tengo que alcarar que normalmente conduzco sólo en condiciones óptimas (y sólo si no hay nadie que pueda conducir por mí), así que cuando yo conduzco, los critales no se empañan. Cuando salimos a la calle el coche estaba cubierto de escarcha, y después de rasacar el parabrisas me dí cuenta de que estaba empañado así que le dí con un guante (lo primero que pillé a mano), pero aquello no había manera de que se fuera, y yo no había estado toda la noche a base de agua para irme andando, así que me encomendé a todos los santos del santoral, arranqué y tiré millas.

Al rato (a los tres segundos, en realidad) se me encendió la bombilla y pensé "con la calefacción el cristal se desempaña", porque, a pesar del frío, no se me había ocurrido encender la calefacción antes (recuerdo: estaba MUY cansado), y así, poco a poco se fue desempañando el cristal (aunque hasta que encontré la calefacción pasé otra odisea). Cuando ya había cinco centímetros desempañados llegamos a casa de Amadora, así que mi plan maestro de que se despempañara todo el cristal y tener una visión perfecta de Crailsheim por la noche a bordo de un coche no llegó a realizarse... no importa sobreviviré.

Ya esta mañana me desperté, vine a mi casa, me duché y fui a Öhringen a ver más pisos (y hay uno que tiene bastantes posibilidades de que me lo quede), pero eso ya os lo cuento si al final me lo quedo.

2 comentarios:

Mati dijo...

Hola!!
Disfruta de las vacaciones.
Anda que no te lo montas bien!!!
Me alegro mucho.
Un ebso

Antonio dijo...

¡¡Hola!!

Eso intentaré, por lo pronto he empezado con buen pie.

Por cierto ¿nos vemos en Semana Santa?

Un beso para ti también