martes, 17 de mayo de 2011

Mi programa electoral

Sí, ya sé que no he hablado nada de la estupenda semana en Vitoria y aledaños. Y no, no he estado de vacaciones (pero casi), sino de viaje de fin de curso, no como alumno, sino como profe. Y ¿por qué lo de que casi he estado de vacaciones? Porque en realidad ha sido un intercambio así que los alumnos se han quedado en casa de familias en Salvatierra y los profes hemos estado en Vitoria (por las mañanas nos juntábamos y las tardes y noches cada mochuelo a su olivo). Lo dicho, el viaje genial, muchas tapas, mucho vino, algo de cervecita y más vino... y para acabar cada noche uno o dos carajillos antes de irnos a la cama. Traduciendo mucho, pensando en tres idiomas (español, inglés y alemán), que es lo que me gusta a mí y haciendo mucho turismo.
Hay una crónica más exhaustiva escrita a mano en un cuaderno, pero ya os la enseñaré otro día, que hoy he venido a hablar de mi libro de otro tema. (Además de a resucitar el blog con un tema de actualidad, que últimamente esto está más muerto que el Partido Andalucista)

Como bien sabéis (sobre todo si vivís en España, que la mayoría de mis lectores sois expatriados) este domingo hay elecciones. Al respecto de votos y tal os traigo un link del blog de Mariano Lozano, que he descubierto gracias a mortiziia (el blog de Mortiziia, La segunda parte, lo tenéis a la derecha, el enlace del que os hablo lo tenéis aquí: http://www.marianolozano.com/2011/03/16/16-ideas-para-elegir-tu-voto-en-unas-elecciones/)

Pero en realidad no venía a hablar de eso, sino de otra cosa. Vamos a hacer un ejercicio de imaginación. Todos somos candidatos, no ya a la alcaldía (que se nos queda pequeña y hemos nacido para ser estrellas), sino a la presidencia del gobierno. Tenemos que presentar nuestro programa. Pero esto es un blog y no un tostón infumable (aunque a veces desaparezca esa fina línea que los separa) vamos a ser concretos, es decir, no un programa electoral de esos que nos quieren meter los partidos que no hay quien los lea, sino actuaciones concretas y (si puede ser) cómo vamos a conseguirlo. O como diría mi amiga la Jangus: ¡¡¡HECHOS CONCRETOS!!!

Ya que estoy puesto en faena, pues empiezo yo. Voy a empezar por algo sencillito...

La reforma del sistema político
Edito
: lo primero y principal devolvernos a los expatriados el derecho a votar en las municipales y cambiar el sistema de representación para que todos los votos valgan realmente lo mismo.

Lo sencillo sería meterles fuego a todos, pero vamos a ser pragmáticos (si los quemamos surgirán otros y vuelta a empezar, y oye, tenemos cosas más importantes que hacer que estar todo el día quemando a gente).

A lo mejor os suena eso de la separación de poderes: ejecutivo, legislativo y judicial. Para los que estéis demasiado perros para leer los enlaces de la wikipedia (que ya sé que no siempre es una fuente fiable, pero para este caso me da el apaño) os lo explico en versión niños de parvulitos: Ejecutivo = presidente + ministros (hacen leyes), Legislativo = Congreso + Senado (aprueban o rechazan las leyes que hace el ejecutivo), Judicial = jueces + fiscales (velan por que las leyes se cumplan e incluso deciden si las leyes son realmente legales).

El problema en España es que la separación no existe en absoluto. Los ciudadanos votamos al legislativo, que a su vez elige un presidente, que elige a los ministros. El ejecutivo es elegido por la mayoría del legislativo, por lo que este último estará en un 95%-100% de las veces de acuerdo con el presidente (entonces no hay control real, si no que simplemente le dicen si Bwana).
Además a la cúspide del poder judicial (Consejo General del Poder Judicial) la eligen entre el Congreso y el Senado (es decir políticos, no profesionales de la jurisprudencia) y ¿por qué es importante este órgano? Porque eligen a dos miembros del Tribunal Constitucional (a los otros diez los eligen directamente el Gobierno, el Congreso y el Senado) y a los del Tribunal Supremo, así como a los magistrados de la Audiencia Nacional. En resumen: el Legislativo elige al Ejecutivo y entre los dos eligen, directa o indirectamente (a través del CGPJ), a la cúspide del Poder Judicial.

¿Qué haría yo? Primero, darle independencia del Poder Judicial haciendo que a los miembros de la cúspide no los elijan los políticos sino los jueces de base (es decir los que trabajan en tribunales ordinarios en las provincias). Me parece lógico que a los supuestamente mayores expertos en jurisprudencia los elijan otros expertos en leyes, y no políticos que obedecen a unos intereses de partidos.

Segundo, devolverle al legislativo su papel original de control del gobierno (entiéndase "gobierno" como sinónimo de "poder ejecutivo"). Por un lado los ciudadanos votamos al presidente, y por otro, votamos a las cámaras de control. Es importante que las votaciones no sean a la vez, porque tendemos a llevarnos por las pasiones y a votar lo mismo (es decir votar al candidato a la presidencia del mismo partido que votaríamos a las cámaras). De esa manera se pueden dar diferentes mayorías entre el legislativo y el ejecutivo.

Tercero, y más importante, que los candidatos a presidentes no necesiten estar respaldados por un partido político y que incluso los partidos puedan presentar a varios candidatos. De esta forma no estaríamos votando sólo las opciones que los partidos nos ofrecen, sino que realmente estaríamos votando a candidatos. Repito, por si no os habéis fijado: que haya candidatos independietes, no respaldados/secuestrados por ningún partido.

Se me quedan cosas en el tintero, pero esto es un blog, no un ensayo sobre teoría política, así que si hay preguntas (¿cómo harías tal cosa?), comentarios (no estoy de acuerdo, yo haría tal cosa o tal otra) o sugerencias (tío, que peñazo acabas de escribir, si lo sé ni entro ;-P ) os pido que uséis los comentarios.

La reforma del sistema educativo
En este tema soy algo más experto, ya que es de lo que trabajo, y es el tema que he estado mamando en mi casa desde chiquitito.

La situación educativa en España esta jodía, y mucho (blog Deseducativos: ahí a la derecha, ejemplos prácticos: cada día a la salida de clase en colegios e institutos). Pero tenemos unos profesionales (y con ello me refiero sólo a maestros y profesores, no a psicopedagogos, inspectores, equipos externos, etc.) que salvan lo salvable y más cada día a pesar de las administraciones educativas.

¿Qué reformaría? Creo que la promoción automática todavía está vigente (no estoy seguro), si es así, acabar fulminantemente con ella y tirar a las vías del tren alemán a quien se inventara semejante tontería. Si ya han acabado con ella, un millón de aplausos y un agradecimiento eterno para quien lo haya hecho.

Además, eso de meter en un mismo saco (una misma clase, un mismo título) a quienes quieren y tienen la capacidad de estudiar con quienes no tienen ganas o capacidad me parece que le hace un flaco favor a todos. Por un lado se ralentiza a quienes pueden ir más rápido desmotivándoles (lo que es grave, pero poco) y desperdiciando todo su potencial (lo que sí es más grave). Se fuerza demasiado a quienes no tienen la capacidad necesaria; hay quienes tienen un ritmo de aprendizaje más lento, y necesitan cinco años para conseguir lo que otros en tres, lo importante no es cuanto tiempo tardamos en hacer el camino, sino llegar a la meta (en lenguaje pedagógico: adecuar el ritmo de aprendizaje a la consecución de los objetivos, y no al revés). Se encierra en la clase a quienes no tienen ningún interés y torpedean las clases por aburrimiento, consiguiendo que ni el profesor dé la clase, ni quienes tienen interés aprendan.

Haría diferentes itinerarios, cambiando ciertas cosas del modelo alemán, pero manteniendo el espíritu (varias etapas secundarias diferentes, dependiendo de la capacidad de los alumnos) y potenciando las pasarelas. Es decir, que se pueda pasar de un itinerario a otro, pero no alegremente (sino ¿para qué diferentes itinerarios?), sino tras conseguir una serie de objetivos. Y sí, se puede dar el caso de gente que con 20 años todavía estén en Bachillerato, pero son gente que con 20 años están maduros para Bachillerato, pero con 17 no lo estaban.

Igual que con la reforma del sistema político, se me quedan cosas en el tintero, pero esta entrada ya se está alargando demasiado y lo importante no es lo que yo tenga que decir, sino que vosotros penséis sobre asuntos que a lo mejor antes no habíais reparado y que me hagáis pensar a mí sobre asuntos a los que yo no le había dado importancia o sobre los que no sé por donde empezar. Así que por favor usad los comentarios.

PD: Este tema tiene que ser colaborativo, así que a lo mejor los comentarios le restan un poco de movilidad, ¿alguien sabe cómo hacer que vuestras opiniones/comentarios/ideas tengan tanta relevancia como la entrada en sí?

6 comentarios:

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

A ver, lo primero que debo decir es que te presentas tú y yo te voto sin haberme leído ni el programa, pero como soy un chico aplicado, me leído tu programa y te digo varias cosas al respecto:
Lo de que se presenten varios candidatos por partido puede ser la locura padre, si las campañas ya son un circo tal y como estamos, imagínate campañas dentro de los propios partidos. Yo apostaría por procesos de primarias a la americana (que vote todo el mundo) para escoger a los candidatos. Hay algunos partidos que a nivel local ya lo hacen, con buenos resultados.
Muy, muy a favor e que la gente independiente tenga peso y de la separación REAL de poderes, que en España es una pantomima (ha quedado más que patente con la legalización de Bildu, no porque esté mejor o peor que la legalicen, sino por la ausencia total de respeto por parte de algunas fuerzas políticas a la decisión, y su utilización como arma política).
Y con respecto a tu reforma educativa, no puedo estar más a favor. Que la gente que no quiera trabajar no perjudique a los que sí que se esfuercen, Pero cuidado, que yo hablé de esto hace unas semanas en mi blog y hubo muchos que, confundiendo churras con merinas, se me echaron al cuello porque la segregación no es positiva y los niños pobres y blablabla. No confundamos actitudes con recursos y, mucho menos, con aptitudes. No esto hablando de separar a los listos de los tontos, sino a los vagos de los trabajadores, que es bien distinto.
Vamos, que yo me subo a tu barco ya. :)

Chente dijo...

Ahora no puedo escribir mas, pero si nos juntamos 3 mas, cambiamos España

Antonio dijo...

Acabo de leer esto http://twitpic.com/4z9bnr/full
Prometo que no lo había leído antes (o si lo había leído, lo olvodé, aunque algo quedaría). Pero sí, se parece bastante a lo que digo de reforma del sistema político.

mortiziia dijo...

Blogger da error en tooooodos los comentarios largos que uno envía. Me rindo :_( Solamente te felicito por esta entrada que te has currado, que si digo más no me deja enviarlo, y escribir los comentarios por plazos en plan Planeta Agostini si me da fatal.

Antonio dijo...

Muchas gracias ;)
A mí me ha pasado esta mañana en desparrunzando igual que a ti. Así que al final he copiado todo en Word, y he ido haciendo cortapegas.
Además estoy haciendo un foro con diferentes secciones como educación, economía, etc. (que es más complicado dehacer que un blog) para que sea más fácil de exlpicar todo lo que cada cual quiera explicar. Cuando lo tenga listo le doy publicidad por aquí.

Inma dijo...

QUE ARTE TIENES HERMANITO!!!!!