martes, 16 de noviembre de 2010

Sin mesura ninguna

Cuando uno se ha criado entre fogones aprende a cocinar; pero cuando uno se ha criado entre unos fogones en los que se cocinaba mínimo para seis personas nunca aprende a cocinar para uno solo, y claro, aquí no abro el armario y aparecen mágicamente (o se te caen encima) tupperwares (léase "taperguares") de todos los tipos y tamaños para guardar las sobras.

Por eso a veces ocurren cosas como lo que me ha ocurrido hoy. Que me he hecho un arroz estupendo con su sofrito (en el norte se llama refrito... y con "norte" quiero decir "de Despeñaperros pa' arriba"), su azafrán, su pollo con sal y pimienta, su tiempo de cocción perfecto y pan recien horneado... pero cuando no llevaba ni medio plato ya quería explotar. Ahora eso sí, como mi trabajo me ha costado yo he hecho la del pobre: reventar (con v) antes que sobre.

5 comentarios:

Mati dijo...

eres un cocinitas!!!!!
Vente para Alicante!!!!

mortiziia dijo...

En plan curiosidad: en el sur (de Despeñaperros p'abajo) también se llama refrito a lo que los famosos cocineros televisivos norteños llaman «sofrito». De hecho, yo «sofrito» solamente lo he escuchado de Despeñaperros p'arriba.

Antonio dijo...

¿En serio? Entonces será que mi padre es del norte de Córdoba y por eso lo llama sofrito

mortiziia dijo...

De hecho, he tenido que leer la frase que has escrito varias veces, a ver si yo estaba leyéndola mal y decías «en el norte NO se le llama refrito». Ahora me parece recordar que mi tía de Córdoba también dice «un arroz con su sofrito», pero es que mi tía de Córdoba es de familia terratenientosa originaria de Ciudad Real, no sé si tendrá algo que ver.

(Offtopic: ay, hijo, qué chico es Intenné).

Antonio dijo...

Offtopic: ¡¡Y que lo digas!! Sobre todo para los exberlineses, que últimamente parece que tenemos un imán que nos atraemos y nos reencontramos