domingo, 17 de octubre de 2010

Las ilusiones perdidas

Hay pocos precedentes de escribir dos entradas el mismo día, además ya sabéis que no me gusta mucho reproducir textos que no son míos, y que eso de enlazar noticias o artículos de opinión no es mi idea de una entrada de un blog. Pero acabo de ver el enlace a este artículo en el facebook de Aitor y no podía dejar de mandaroslo.

http://www.elpais.com/articulo/andalucia/ilusiones/perdidas/elpepiespand/20101002elpand_4/Tes

Esta "entrada" es para vosotros profesores visitantes que andáis por aquí; para los auxiliares de conversación que estuvimos en NRW hace dos años (y que la mayoría aún seguís por Alemania); para Jose Alberto que está en San Francisco (sólo por tres meses... por ahora, créeme); para Chente y Paloma, que andan por Hungría (y que creo que le han cogido el gustillo); para mis doctorandos que no están en Córdoba (y que dentro de cuatro años ya veremos donde les lleva el viento); para Miguel, que se va a Montreal dentro de un par de meses y que lleva un tiempo dándole vueltas a muchas cosas en la cabeza; y en definitiva, para todos aquellos que un día cogisteis la maleta y os pusisteis el mundo por montera, antes de que el mundo se os pusiera a vosotros por montera.

5 comentarios:

José Alberto dijo...

"Se ha dicho hartas veces que el problema de España es un problema de cultura. Urge, en efecto, si queremos incorporarnos a los pueblos civilizados, cultivar intensamente los yermos de nuestra tierra y de nuestro cerebro, salvando para la prosperidad y enaltecimiento patrios todos los ríos que se pierden en el mar y todos los talentos que se pierden en la ignorancia".

Santiago Ramón y Cajal

Antonio dijo...

De grandes nombres está llena nuestra historia. Gente que hizo no sólo España, sino todo el mundo un lugar mejor.
Pero ¿qué fue de ellos? ¿quién les ayudó? ¿por qué aupamos a Belén Esteban al trono del pueblo (o más bien del populacho) y sin embargo muy poca gente quién es Margarita Salas?
¿Por qué la mayoría de los que sabemos quién es estamos abocados a coger una maleta y seguir los pasos de quienes ya antes se hicieron esta misma pregunta?

José Alberto dijo...

Como te lean Mari o mi señora madre les da un chungo.

Antonio dijo...

A tu señora madre le puedes recordar que ella (al igual que la mía) también fue emigrante en su época; no se fue a otro país, pero se cruzó media España, y en aquella época eso era mucha más distancia que hoy día plantarse en California.

Y a la Mari, dile que se deje de tonterías, se pase por aquí, lea el blog, eche una firmita y se coja un avión.

Chente dijo...

Joder, hasta hoy no habia leido el enlace (ponte en el gmail y añadete el buzz, que facilitas las cosas, jejej). Pero que razon como un templo lleva esa señora.

La verdad es que tal como esta el patio, incluso la vida en Hungria con sus frios, su gente rara y todas sus dificultades ex-sovieticas, parece mejor que en españa.