viernes, 8 de octubre de 2010

Rutina

Ya hace una semana que no escribo, pero es que tampoco hay nada especial que contar. Una semana rutinaria (casi la primera desde que estoy aquí). Y ¿cómo es mi rutina diaria? que creo que no ha hablado mucho de eso. (Ya sé que abrir un blog para hablar de las rutinas de uno es bastante soberbio... pero ¿qué queréis que os diga? Este blog se abrió en un principio para eso, para que supieráis cómo me va por estos lares).
Me levanto a las seis (¿no quieres sopa? pues toma dos tazas ¡¡con lo que me gusta madrugar!!). Desayuno, cojo el tren y me voy al cole; luego vuelvo a mi casa y llego sobre las cuatro, me hago de comer, y tonteo un rato en internet; corrijo lo que tenga que corregir, me preparo las clases del día siguiente (y entre medias ceno) y me acuesto porque a las once y media estoy tan cansado que no me quedan ganas de nada.
Antes no entendía a la gente que se acostaba temprano y que estaban ansiosos por que llegara el fin de semana; ahora les comprendo demasiado bien. Supongo que ése es uno de los significados de hacerse adulto ¿no?

PD: Me gustaría hablar del Nobel a Vargas Llosa, pero por mucho que me avergüence reconocerlo, no me he leído ningún libr suyo y ahora tengo demasiados cosas en la cabeza como para ponerle remedio.

2 comentarios:

José Alberto dijo...

Antoniooooo! Creo que este fin de semana en homenaje a tu persona y rutinas alemanas me voy a quedar sin hacer nada. Pero vamos, porque el spanish team está ocupado cada uno en una cosa, que si no... Y aún asín me estoy pensando irme a mi bola.

Antonio dijo...

Pues vete, vete. Que yo me voy de cervezas a Crailsheim esta tarde, después de hacer la compra y programar las clases de inglés para todo el año (es lo que tiene que las dos semanas que en España los profes tienen sin niños aquí no existan, que las programaciones hay que hacerlas sobre la marcha)